Manifiesto 8 de marzo: Día Internacional de las Mujeres

Agrupación Socialista de Monzón

La igualdad ha ido avanzando en España durante los años de la Democracia. Este avance, que se ha traducido en una vida mejor para las mujeres de este país, así como más derechos para ellas y para el conjunto de la sociedad, ha sido posible gracias a la labor de los gobiernos socialistas y, sobre todo, gracias a la propia sociedad que se modernizó y que contó con el empuje fundamental de organizaciones feministas, de la izquierda política y, en definitiva, con las mujeres.

De esta manera, las mujeres fuimos ocupando espacios en el empleo, en la política y en la sociedad, mientras nos acercábamos, en todos los indicadores de calidad de vida y participación, a los hombres, rompiendo con ello progresivamente con la desigualdad.

Sin embargo, la igualdad no era del todo efectiva, todavía existían y existen desequilibrios. Necesitábamos tiempo para seguir avanzando y para consolidar lo conseguido. Un tiempo, que se ha manifestado como fundamental en los últimos meses, tras asistir a los mayores despropósitos de la historia de la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres.

El empleo, la premisa que permite la autonomía de las personas, es nuestra principal preocupación. En esta preocupación, el desempleo femenino está creciendo espectacularmente como efecto directo de las políticas aplicadas en materia de trabajo. Regulaciones que, además, hacen imposible el derecho de conciliación de la vida familiar y laboral. Estas políticas atacan a los más débiles, a los más vulnerables y en muchos casos ahí están las mujeres.

El desmantelamiento del sistema social, las políticas de austeridad que eliminan nuestra sanidad, educación, atención a la dependencia…obligan a que las mujeres se queden en desempleo o que cada vez tengan más dificultades para la conciliación. Además, leyes como la de Salud Sexual y Reproductiva y de Interrupción Voluntario del Embarazo, que se pretende cambiar, con el objetivo de eliminar el derecho de decidir de las mujeres, no son más que ideologías conservadoras que pretenden situar a las mujeres de nuevo en las tareas de cuidado de la casa, crianza y dependencia.

Desde la Agrupación socialista sin embargo seguimos trabajando por la igualdad y la emancipación de las mujeres. Porque creemos que la igualdad entre mujeres y hombres es un pilar de nuestra democracia, y porque estamos comprometidos con un modelo social que garantiza la justicia y la equidad. Sin duda, el cambio que necesitamos para salir de esta crisis, económica, política y social, pasa por contar con todos y con todas, hombres y mujeres, sin desperdiciar capacidades. Sólo así podremos salir de la crisis reforzados. Lo haremos si defendemos la igualdad como centro de cambio.

Por todo ello, en este día 8 de marzo, desde la Agrupación reivindicamos:

Derogar la reforma laboral que atenta contra los trabajadores y trabajadoras.

El desarrollo de un Plan de Empleo y un Plan de Igualdad de las Mujeres en el Empleo, dirigido a promover la igualdad y eliminar la desigualdad salarial.

El mantenimiento de la Atención a las Personas en Situación de Dependencia.

La promoción de políticas que permitan la corresponsabilidad en la vida laboral y familiar de hombres y mujeres.

El mantenimiento de la ley actual de Salud Sexual e Interrupción Voluntaria del Embarazo.

El impulso de políticas y servicios de prevención de la violencia de género y apoyo a las mujeres que la sufren.

La derogación de la Ley de Tasas Judiciales.

Comentarios