Los de pueblo, pequeños pero no imbéciles

Salvador Ariste Latre

Secretario de Política Local de CHA

Que el Presidente Mariano Rajoy y el Ministro Montoro nos consideren imbéciles a los de pueblo no significa que lo seamos. El tema es que ambos se han sacado “de la chistera” una reforma de los ayuntamientos que, bajo la apariencia de que los de municipios pequeños somos inútiles y no sabemos por ejemplo dar agua potable a nuestros vecinos, sean las diputaciones provinciales, con presidentes de paga y coche oficial quienes nos presten ese servicio de forma “sostenible y eficaz” ¡ja!.

Rajoy y Montoro no saben que el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas editan informes como “Las Haciendas locales en cifras”, el gasto corriente por municipios según tamaño, la deuda viva de las entidades locales y el dinero que el Gobierno Central transfiere de la participación de tributos del Estado a los ayuntamientos y diputaciones. Deberían saber que existe internet y una página web donde se pueden consultar esas cosas.

Que hablen ambos con dificultad no impide el desempeño de su cargo, pero claro, no saber leer a estas alturas de su vida laboral, profesional y política demuestra que están inhabilitados para sus puestos. Pues resulta que los ayuntamientos pequeños son los que menos gasto corriente “per cápita” tienen, los que menos deuda pública tienen, y los que menos dinero reciben por habitante de los fondos del Estado.

A los ayuntamientos menores de 20.000 habitantes va y les dicen Rajoy y Montoro que si sus servicios básicos no cumplen unos estándares de calidad y de precio les quitarán las competencias. ¡Eso nunca pasará! Pero la pregunta del millón es ¿porqué a los ayuntamientos grandes y a las diputaciones no les plantean lo mismo?.

La respuesta es simple, el Ayuntamiento de Madrid es, detrás del de Barcelona, el que más dinero recibo de los fondos del Estado -sin contar los miles de funcionarios que pagamos entre todos y que pululan por allí para mayor gloria de la capital del Reino- y es el que más gasto corriente y más deuda por habitante tiene de toda la España una, grande y libre. Si la reforma de la administración local que han hecho afectara a Madrid con carácter retroactivo, gobernada con desmán por el PP las últimas décadas ¿sabríais qué pasaría?, le tendrían que haber quitado todas las competencias a Ruiz Gallardón y ahora a Ana Botella. ¡Qué pareja!.

¿Por qué no se meten con las diputaciones provinciales? Porque desde allí tienen los grandes partidos el control de sus Alcaldes, con un dinero que debería llegar directamente a los pequeños ayuntamientos, a la administración más cercana a los vecinos y las vecinas. Pero eso no se toca, eso no se hace, eso no se dice.

Comentarios