El casco ciclista evita dos de cada tres lesiones graves en la cabeza

El Instituto de Seguridad Vial de Mafre ha realizado un profundo análisis de todos los estudios y recomendaciones internacionales sobre el uso y efectividad del casco. Su utilización entre niños y adolescentes resulta esencial. En España, en 2011, fallecieron 49 ciclistas y resultaron  heridos otros 4.301 en los 4.526 accidentes en los que estuvieron implicados ciclistas. Actualmente unos 20,5 millones de españoles, la mayoría hombres menores de 30 años, tienen bicicleta, de los que cerca de tres millones la utilizan casi a diario y el 15 con cierta frecuencia, principalmente para el ocio.

La bicicleta es un medio de transporte económico, sostenible, saludable y seguro si se tienen en cuenta las debidas precauciones. Montar en bicicleta usando el casco es sinónimo de seguridad y protección. El casco previene dos de cada tres lesiones graves en la cabeza y el cerebro, que son las principales responsables de la muerte de muchos ciclistas implicados en accidentes.

Todos los expertos coinciden en la importancia de utilizar un casco homologado y correctamente abrochado. Destacan que los ciclistas que no usan el casco tienen casi el doble de riesgo de sufrir una lesión en la cabeza que aquellos que sí lo usan, y el riesgo de lesiones en el cerebro aumenta 2,13 veces en los ciclistas sin casco.

FUNDACIÓN MAPFRE recomienda que los ciclistas utilicen prendas de colores visibles y retro-reflectantes para reducir la siniestralidad, ya que se trata de uno de los colectivos más vulnerables debido a la inseguridad a la que están expuestos cuando circulan por ciudades y carreteras. Según el Observatorio Europeo de Seguridad Vial (ERSO), otra de las entidades analizadas, la falta de visibilidad es un factor clave en muchos de los accidentes de ciclistas y esta circunstancia podría mejorarse si se promoviera el uso de estas prendas.

 

En la actualidad, el uso del casco sólo es obligatorio cuando se circula en vías interurbanas, por lo que FUNDACIÓN MAPFRE considera que para reducir las lesiones sería necesario extender esa obligatoriedad a todas las vías, sobretodo en el caso de los menores. Asimismo, recomienda impulsar medidas que fomenten el uso de la bicicleta de la manera más segura posible.

 

Comentarios