El Día de la Mujer denuncia el paso atrás en igualdad que suponen las politicas de austeridad

La celebración del día Día de la Mujer tiene como finalidad reivindicar la igualdad de género. En Huesca la Coordinadora 8 de marzo celebra la manifestación en la plaza de Navarra a las ocho de la tarde, bajo el lema “que nuestra lucha sea una realidad”. Consideran que las decisiones políticas están suponiendo un retroceso para la mujer y se refieren a los recortes en Escuelas Infantiles o la Ley de Dependencia, así como el paso atrás dado en Justicia con la modificación en la ley referente a la interrupción voluntaria del embarazo. Con motivo de la celebración de éste día el sindicato CC.OO ha hecho público su informe “Mujer en Aragón 2012”.

Las mujeres cobran 5.700 euros menos que los hombres al año

De él se desprende que las mujeres aragonesas tienen peores condiciones salariales que los hombres, la mayoría de sus contratos son temporales, la jornada laboral es menor y tienen mayor carga en el trabajo doméstico. Por razones como ésta es necesario seguir reivindicando la igualdad de género.

El salario medio en Aragón, durante el año 2011, y según datos de la

Agencia Tributaria, se sitúa en 19.572 €. Los hombres cobran en media 22.110 € mientras las mujeres reciben un salario medio de 16.371 €, un 25,96% menor, cobrando 5.739 € menos, de media, que los hombres. En todos los sectores las retribuciones a las mujeres son menores. El sector con mayores diferencias es el de Comercio, reparaciones y Transporte y el que tiene menor diferencia es el de Construcción y actividades inmobiliarias. El sector Servicios sociales es el que mayor retribución media paga a las mujeres.

El 91% de los contratos a mujeres fueron temporales

La tasa de paro femenino en Aragón es de un 17’38%. El elevado número de contratos temporales también refleja la precariedad laboral. El 91’28% de los contratos a mujeres realizados en 2012 lo fueron.

La desigualdad económica y social que afecta a las mujeres, las mayores tasas de pobreza, las peores condiciones de empleo y por tanto también su menor protección social, son consecuencia de un punto de partida más tardío y precario en términos de igualdad laboral.

La crisis, freno a los avances en igualdad

En los años previos a la crisis económica se pusieron en marcha numerosos instrumentos que perseguían la mayor consecución de la igualdad de género. Estos instrumentos trataron de impulsar políticas sociales primordiales en el actual Estado de Bienestar como el Sistema de Atención a la Dependencia, los dispositivos necesarios en la lucha contra la Violencia de Género o la ampliación de los derechos en maternidad y paternidad. El informe denuncia que la aparición de la crisis ha derivado en la puesta en marcha de políticas de austeridad que han dejado en suspenso una parte muy importante de estas políticas sociales.

A pesar de los avances reseñados, las políticas de conciliación presentan importantes deficiencias, ya que han estado orientadas principalmente a los permisos de paternidad y maternidad, así como en las excedencias, habiendo olvidado otros ámbitos como la necesaria puesta en marcha de servicios de cuidado a niños o personas dependientes mediante la creación de la necesaria infraestructura social, o la reorganización de los tiempos, adaptándolos a las necesidades familiares y personales e incidiendo en una distribución de la jornada de trabajo que compatibilice la vida familiar y laboral. Problemas como las extensas jornadas de trabajo o la rigidez de los horarios de entrada y salida siguen siendo importantes obstáculos a la hora de conseguir una adaptación equilibrada del tiempo.

Comentarios