La prostitución, ejemplo de desigualdad entre sexos

Con motivo del Día Internacional de la Mujer la Fundación Cruz Blanca organiza una mesa redonda para hablar del rol femenino en el contexto actual de mediación laboral o jurídica. Esta jornada comienza a las 12 del mediodía en el salón multiusos del Gobierno de Aragón situado en la calle Barbastro de Huesca. A pesar de los avances en los derechos de la mujer, en pleno siglo XXI las desigualdades de género son un tema de debate necesario. La prostitución y la trata de mujeres son un fiel reflejo de la desigualdad entre ambos sexos y, además, un factor determinante en la exclusión de las mujeres en una sociedad no igualitaria.

Fundación Cruz Blanca, con motivo del Día Internacional de la Mujer, quiere hacerse eco de esta situación y apuesta por garantizar los derechos y mejorar la calidad de vida de las mismas a través de servicios de acercamiento, mediación y sensibilización social, así como de incorporación social y laboral. Desde la Fundación creen que la prostitución no tiene cabida en una sociedad “avanzada”, puesto que es una actividad incompatible con la dignidad humana, impensable en el marco de igualdad que queremos construir. Asimismo, para nosotros, la prostitución es incompatible con una concepción de la sexualidad en la que deben entrar en juego la igualdad, la libertad, el respeto, los afectos y la comunicación.

Quieren una sociedad en la que cada uno/a pueda elegir su propia vida en función de sus intereses y deseos y no en función de su pertenencia a uno u otro sexo. Pero la realidad en la que trabajan cada día, indica que las mujeres que ejercen prostitución están en una situación de vulnerabilidad extrema, expuestas a riesgos para su salud, tanto física como mental, expuestas a agresiones, robos, violaciones, sean o no víctimas de trata. Además, están excluidas del disfrute efectivo de muchos de los derechos que, como personas, les corresponden. Por eso, trabajan con ellas. Entienden que hay que estar a su lado y acompañarlas en su proceso de incorporación social plena, sin pedir nada a cambio, sin juzgar sus opciones o decisiones, entendiendo que ellas no tienen tantas posibilidades como otras personas entre las que poder elegir.

376 mujeres atendidas en el programa de prostitución de O’Cambalache Aragón

Para ayudarles cuentan con un programa dirigido a mujeres que ejercen la prostitución y posibles víctimas de trata, que lleva en marcha desde 1996: El Programa O´Cambalache. Un proyecto instaurado en las Delegaciones de Aragón, Madrid y Ceuta y que el pasado año atendió a más de mil doscientas mujeres. En concreto en la Delegación de Aragón se cubren los territorios de las tres provincias, con 1050 mujeres contactadas y 376 atendidas con 1034 acompañamientos en el área de derechos ciudadanos, asesoramiento jurídico, laboral y sanitario.

A través de Cambalache, la Fundación pretende seguir facilitando atención y protección a las posibles víctimas mediante los recursos propios de la entidad o mediante la derivación a otras entidades con las que colaboramos, además de proporcionar una adecuada incorporación sanitaria, social y laboral de las personas prostitutas o víctimas de trata, promoviendo su acceso a los recursos públicos del territorio y fomentando su autonomía personal. Igualmente tratamos de sensibilizar a la población sobre el fenómeno de la trata de personas, haciendo especial hincapié en la formación de los profesionales del sector social y sanitario, así como fuerzas y cuerpos de seguridad del estado, que intervienen con las víctimas de trata en su función profesional.

Comentarios