La DGA impulsa el destino gratuito de frutas y hortalizas para entidades benéficas

La normativa de la Unión Europea que regula el sector de frutas y hortalizas, contempla la posibilidad de la distribución gratuita de fruta a entidades caritativas, como una más de las diversas vías para abordar situaciones de crisis de mercado por exceso puntual de oferta frente a la demanda normal. Así, por una parte, las Organizaciones de Productores de frutas y hortalizas pueden ceder una pequeña parte de su producción a determinadas entidades benéficas reconocidas, quienes distribuyen gratuitamente estos productos a las personas más necesitadas. Los productores, por su parte, perciben una indemnización de las administraciones a través del fondo FEAGA de la Unión Europea.

Si bien este mecanismo se halla operativo desde hace años, las actuales circunstancias económicas están conllevando, por desgracia, a un mayor nivel de demanda de fruta por parte de Bancos de Alimentos y de otras entidades benéficas que atienden a estas personas. Ante esta situación, desde el Departamento de Agricultura del Gobierno de Aragón, se han mantenido diversas reuniones tanto con representantes de dichas entidades como también con los productores, siempre con el fin de intentar atender las necesidades crecientes antes referidas.

Este jueves, dirigida tanto a Organizaciones de Productores de frutas y hortalizas Aragonesas como también a los gestores de Bancos de Alimentos y demás entidades benéficas, participaban como ponentes tanto personal del propio Departamento de Agricultura del Gobierno de Aragón, del Ministerio y del Banco de Alimentos de Madrid.

El director general de Producción Agraria, Jesús Nogués, destacaba la importancia de la coordinación nacional entre los distintos organismos que están involucrados en la distribución de alimentos para ser más eficientes y tener un mejor control de los recursos y se sepa donde se puede colocar esa fruta.

El objetivo es doble. Por un lado, el poner en común y optimizar los procedimientos que regulan este tipo de actuaciones y, por otro, visualizar ante el resto de la sociedad la implicación del sector productor ante un problema tan delicado como el de la distribución alimentaria gratuita con fines benéficos hacia las personas más necesitadas.

Comentarios