Unas 200 personas responden a la llamada del párroco de Alcolea en defensa de su Iglesia

Dos centenares de personas se concentraban en la Plaza de la Iglesia de Alcolea de Cinca para apoyar las medidas adoptadas por el párroco de la localidad, destinadas a terminar con el problema de las cigüeñas en el tejado de la Iglesia de San Juan Bautista.

Durante la concentración, el párroco, José María Huerva, se reafirmaba en sus palabras, explicando el peligro que conllevaría para los feligreses que acuden al templo el hecho de que estas aves volvieran a anidar en el tejado. Del mismo modo, lamentaba que el pueblo estuviera dividido por esta situación.

La alcaldesa de la localidad, Monica Lanaspa, quiso mostrar su apoyo al sacerdote. Se refirió a la autorización de la DGA, reconociendo que daba permiso para desalojar los nidos más peligrosos y rebajar el volumen del resto, pero tras comprobar el estado de la cúpula, entendieron que todos eran peligrosos. Lanaspa espera un pronunciamiento del Departamento de Patrimonio para zanjar el problema.

El párroco cuenta con un informe técnico de un arquitecto particular y otro municipal: avalan el peligro que se corre si vuelven las zancudas a anidar en el tejado, ya que una vez quitados los nidos, se ha rajado la cúpula, por lo que es necesario actuar en la cubierta, muy deteriorada después de doce años, soportando 8.000 kilos. Si no, podría caer al suelo. Además, los fluidos de los nidos han ido pudriendo los maderos que la sustentaban.

El acto se desarrollaba bajo una gran pancarta en la que se podía leer “Por el sentido común, salvemos el tejado de la iglesia que han destrozado las cigüeñas". Al finalizar, el párroco invitaba a todos los presentes a entrar en la iglesia para besar los pies del Santo Cristo.

IU responde

Por su parte, Izquierda Unida ha elaborado un documento para repartir entre los vecinos de Alcolea. Con él, pretenden defenderse de las acusaciones del párroco en las que afirmaba que esta agrupación mentía en relación a los permisos otorgados por el ejecutivo autonómico. Para ello, aportan el informe que les remite el Gobierno de Aragón en el que certifica que no estaba autorizado retirar todos los nidos ni la eletrificación.

Aseguran que IU defiende el patrimonio, tanto eclesiástico como mediambiental. Recuerdan que han solicitado un Plan Público de mantenimiento de edificios afectados por este problema y abogan por aquellas medidas que hagan que la nidificación de las cigüeñas en la iglesia esté controlada y regulada. En este sentido, consideran que la puesta en marcha de nidos artificiales en distintos lugares del municipio es una buena alternativa.

Comentarios