El colectivo de desahucios de Sabiñánigo ve insuficiente el esfuerzo del banco con los afectados

Este lunes día 11 por la mañana han acompañado a la familia afectada al banco para entregarle a la direección la documentación para que los incluyan en el programa que ha publicitado el BBVA en los medios de comunicación, en la que asegura que ayudará a sus clientes más afectados por la crisis en la búsqueda de un empleo.

De tal forma que se pueda redactar un contrato en el que se relacione el conseguir un empleo con la liquidación de la deuda, con los márgenes que pueda asumir la familia en esas nuevas circunstancias.

El colectivo después de mantener este encuentro con los responsables del banco, se han concentrado en la calle, a las puertas de la entidad, donde han guardado un minuto de silencio. Mostrando de esta manera su protesta por la impasividad de los legisladores ante el goteo de suicidios que está originando el tema de los desahucios de primera vivienda.

El citado colectivo vecinal ha explicado que una vez conocida la propuesta del BBVA, en la que aceptaba una quita del 50% de la deuda y fija el pago del resto de la deuda en cuotas de 200 euros mensuales, es por lo que han presentado la citada propuesta. Una solución que se comentó con la familia, considerando que ese esfuerzo es insuficiente porque para los afectados sigue siendo imposible pagarlo en las condiciones actuales, lo que generaría un incumplimiento de contrato y vuelta al contrato inicial de pago de la deuda completa.

Por otra parte en la asamblea celebrada el día 9 de marzo se acordó entre los asistentes que entre todos los todos los vecinos que lo deseen y no tienen cuenta en el BBVA abrirán una cuenta con 5 euros esta semana. Y a la siguiente sin no hay resultados los participantes la cerrarán.

A los que tengan cuenta se les propone sacar todas las semanas 500 euros hasta dejar la cuenta con 5 euros. Cuando lleguen a este saldo actuarán como los demás.

En sus acciones se contempla que todos los días laborables por la mañana 5 personas tocarán silbatos o cazuelas en la entrada del banco para llamar la atención de los vecinos y estarán 5 minutos en la fachada de la entidad con carteles sobre el caso. Los jueves por la tarde se continúan con las concentraciones.

Comentarios