Sariñena pierde más de 300.000 euros de inversión en obras medioambientales

Tras la retirada de las partidas del Gobierno de Aragón a los planes piloto de desarrollo rural, han sido varios los municipios afectados de toda la provincia. En el caso de la capital monegrina se trata de una cantidad elevada superando los 300.000 euros destinados a actuaciones de mejoras medioambientales y que no van a llegar. Su alcalde, Francisco Villellas, considera que “es un agravio comparativo y supondrá un perjuicio importante para Sariñena”.

Dada la situación económica del consistorio, que debe afrontar importantes cantidades de deuda, el presupuesto de 2013 apenas podrá contemplar inversiones. Una iniciativa económica como ésta hubiera permitido al Ayuntamiento de Sariñena sacar adelante actuaciones que estaban previstas como la instalación de placas en el edificio de ampliación de la residencia de la tercera edad o la mejora de calzadas y aceras de varias calles, e incluso la colocación de un carril bici en la Avenida Monegros hasta las piscinas municipales.

Además de Sariñena, otras dos poblaciones en la comarca de Los Monegros se quedan sin las aportaciones comprometidas por el ejecutivo autónomo: Albero Bajo y Sangarrén. El motivo es que fueron las últimas junto con Sariñena en realizar sus cuotas correspondientes para ser incluidos en este plan de inversiones.

El presidente comarcal, Alfonso Salillas, explicaba en el último pleno su “decepción” por la paralización de estos proyectos. Coincidía en señalar que se trata de un “agravio comparativo” con respecto a otros municipios que ya tienen las inversiones realizadas y puntualizaba que el dinero aportado por los ayuntamientos se les devolverá con la mayor premura posible. Añadía que se habían puesto en contacto con el Gobierno de Aragón para que se pueda “compensar” de alguna manera a estos municipios afectados.

Cabe recordar que el plan piloto suponía para esta comarca un total de 3’6 millones de euros, de los cuales 1’5 millones son aportación del Estado, la misma cantidad procedente del Gobierno de Aragón y los 600.000€ restantes se sufragan con 400.000€ por parte de la Comarca y 200.000€ por los ayuntamientos. El reparto entre municipios se basaba en que el 70 % del fondo estaba estipulado por número de habitantes, el 10% por municipio y un 20 % por núcleo de población, para que fuera lo más equitativo posible.

El objetivo de estas inversiones consistía en mejorar la calidad de vida de los vecinos y sobre todo asentar población en el medio rural conforme a tres líneas de actuación en esta comarca: energías renovables, señalización e intervención en el patrimonio cultural y eliminación de la contaminación visual en los entornos.

Comentarios