CHA pide más rapidez para solventar la contaminación de Inquinosa en Sabiñánigo

El portavoz de CHA en la Comisión Medio Ambiente de las Cortes de Aragón, Joaquín Palacín, ha presentado en Huesca una iniciativa parlamentaria para instar al Gobierno de Aragón a tomar las medidas necesarias para proteger los acuíferos y evitar la llegada al río Gállego de los residuos de Inquinosa, acelerando el traslado de todos los residuos de los vertederos de Sardas y Bailín a la nueva balsa de Bailín.

Palacín ha mostrado su preocupación ante el retraso en el traslado de los residuos a esta nueva celda de seguridad de Bailín, infraestructura que fue entregada por la empresa adjudicataria de las obras hace más de un año y ahora “nos tememos que la balsa se haya deteriorado al encontrarse durante tanto tiempo a la intemperie y además con el invierno tan duro que hemos tenido”.

Entre 1975 y 1989, la empresa Inquinosa fabricó en Sabiñánigo miles de toneladas del pesticida lindano, entonces utilizado como insecticida sobre semillas de cereales y prohibido en la actualidad en todo el mundo por su extremada toxicidad para el ser humano y para el medio ambiente. Sin autorización administrativa, la empresa echó en ese tiempo entre 115.000 y 160.000 toneladas de residuos tóxicos de la producción del pesticida en dos vertederos no controlados, Bailín y Sardas, en Sabiñánigo, según cálculos de un equipo de técnicos del Gobierno de Aragón.

Algunos de estos residuos eran líquidos, por lo que unas 4.000 toneladas de sopa densa y tóxica permanecen repartidas entre los dos vertederos de Bailín y Sardas. Se trata de una pasta venenosa formado por restos de la fabricación del lindano, como benceno, clorobencenos, clorofenoles y HCH. Poco a poco, esta pasta se está filtrando, ya que esos vertederos no están impermeabilizados, y contaminando los acuíferos, lo que supone una gran amenaza. Además, el río Gállego pasa cerca de estos vertederos en su camino hacia Zaragoza, donde desemboca en el Ebro, pudiendo ocasionar un gran desastre medioambiental y para la salud de las personas.

Palacín ha afirmado que pese al momento económico en el que nos encontramos, -solo el coste de control de los actuales vertederos supone 2,2 millones de euros al año-, el alarmante informe de técnicos del propio Gobierno de Aragón, que califica esta zona como uno de los lugares más contaminados por pesticidas del mundo, nos obliga a destinar más medios para acelerar la descontaminación de los vertederos de Bailín y Sardas de Sabiñánigo, trasladando cuanto antes al nuevo depósito de seguridad de Bailín todos los residuos existentes.

Comentarios