La amenaza no es ni Zaragoza ni Lérida, es el consumidor que va allí en vez de comprar en Huesca

comercio cerrado Coso Bajo

El pequeño comercio atraviesa una complicada situación: el descenso en el consumo provocado por la crisis está llevando al cierre de muchos establecimientos y, a los que sobreviven, a buscar nuevas fórmulas para atraer a clientes y evitar que salgan fuera de la provincia a comprar. Y es que, a juicio del presidente de la Federación de Comercio de la provincia (FECOS), Daniel Ramírez, ni Lérida ni Zaragoza suponen una amenaza para el comerciante. Por el contrario, sí que lo es el consumidor que decide desplazarse hasta allí para comprar y no hacerlo en su localidad. Algo por en lo que hay que trabajar para cambiarlo.

Audio sin título
Audio sin título

Otra de las amenazas que la FECOS ha sabido convertir en oportunidad es Internet. Ante la fuerte competencia que ha surgido en la red, la federación ha sabido adaptarse a los tiempos y lo utiliza como una forma más de vender, evitando así que el internauta compre en establecimientos de otros lugares del mundo

Daniel Ramírez espera que la situación vaya mejorando poco a poco, pues el comercio está siendo uno de los sectores más perjudicados por la actual situación económica. Muchos establecimientos de la provincia están "pendientes de un hilo", mientras que otros "aguantan como pueden".

Comentarios