La nueva Ley de Montes facilitará la gestión, el desarrollo y el aprovechamiento forestal

Era una de las reflexiones que hacía Roque Vicente, director general de gestión forestal del Gobierno de Aragón, tras presentar, en la sede de la Comarca de la Ribagorza, a los alcaldes del territorio y representantes de distintas asociaciones, las modificaciones de la nueva Ley de Montes que se encuentra, en estos momentos, pendiente del informe de los servicios jurídicos. Se refería también a recuperar el protagonismo de antaño, de la gestión forestal, y aprovechar la oportunidad actual, puesto que, cada vez es más demandado el mercado de productos forestales

Audio sin título
Audio sin título
Audio sin título

En la comarca de la Ribagorza el 60% de su superficie es forestal, es decir, 147.000 hectáreas (de las 246.000 totales), tiene algún tipo de uso forestal. La Comunidad Autónoma de Aragón gestiona unas 70.000 hectáreas y el resto (unas 76.000) es gestión particular.

Roque Vicente explicaba que el nuevo enfoque de la gestión forestal se basa en cuatro ideas: políticas más activas, planificación adecuada, colaboración entre los agentes implicados y una gestión adecuada. Para ello, desde el departamento se ha apostado por adaptar el marco normativo, incorporar nuevas herramientas de gestión y reforzar la prevención y extinción de incendios.

La modificación de la Ley de Montes, indicaba Vicente, tiene cuatro objetivos destacados poner en valor los recursos, simplificar y mejorar los trámites administrativos, facilitar el acceso al aprovechamiento de los recursos y reforzar vínculos entre lo agrícola, lo ganadero y lo forestal.

Las modificaciones que se proponen afectan, entre otras cuestiones, a la condición de monte, que pasa de 1.000 a 2.000 m2, para dar respuesta a las inquietudes de los propietarios de fincas, reforestaciones, roturaciones o concentraciones parcelarias.

El aprovechamiento forestal, será otro de los puntos que se modifique para facilitar iniciativas privadas y la gestión del monte por parte del propietario, con la sustitución de algunas autorizaciones por notificaciones. Además, la nueva Ley dará más relevancia a la ganadería extensiva.

Otras modificaciones se refieren al uso de las pistas forestales, la protección frente a los incendios, la rescisión de consorcios, los plazos administrativos o el régimen sancionador.

En Aragón, de las 2,6 millones de hectáreas arboladas que existen, sólo un 3% tiene un plan técnico de ordenación. Además, aumenta el número de incendios forestales y éstos son cada vez más agresivos.

Hay unos 5.000 aprovechamientos (caza, pastos, micológicos…) que supone la gestión de unos 8 millones de euros y aunque, en la actualidad, es muy poca la gestión se perciben cambios de tendencia.

Comentarios