Los resultados de la jornada mantienen la esperanza en la SD Huesca

Aunque no debe servir de consuelo, el resto de marcadores de los rivales directos no han sido del todo malos para los intereses de los azulgrana que, eso sí, tendrán que cambiar mucho y despertar pronto del letargo si quieren seguir manteniendo opciones de permanencia. Las últimas cuatro derrotas han sido dolorosas y aunque se trate de rivales de la zona alta de la clasificación el equipo no ha estado a la altura, salvo en determinados momentos, para haber obtenido resultados positivos.

El Huesca tiene 29 puntos y quedan 12 jornadas por delante. La diferencia sigue siendo de cinco puntos para salir del descenso ante Mirándes y Murcia. El Guadalajara y Real Madrid Castilla se han ido a 6 puntos y el Racing, en descenso también, figura con 31 puntos por delante. Por detrás están el Hércules, que ha dado caza al Huesca, con 29 y el Xerez con 23, como colista.

Ante el Villarreal el equipo estuvo desconcertado. Los cambios tácticos impidieron ver continuidad en el juego y parece muchas veces perdido el rumbo en el juego, sin intensidad, y sobre todo sin ocasiones de gol, lo que dificulta todavía más conseguir puntos.

El efecto D’Alessandro se ha difuminado y el Huesca se ha convertido en un equipo muy previsible que no 'muerde' y los rivales maduran los partidos para luego darle la estocada definitiva, ante las facilidades defensivas, como ha sucedido en casa con Alcorcón y Villarreal.

Toca de nuevo remar y pensar en el partido ante el Barcelona B del sábado que viene que vuelve a ser otra final. Los catalanes tendrán hasta nueve bajas con jugadores importantes como Deulofeu, Munuesa, Planas o Sergi Roberto. Eusebio tendrán que tirar del equipo juvenil para este partido ante el Huesca, aunque no se significa que haya ni mucho menos más facilidades.

Toca ganar o pensar ya en medidas para que el equipo pueda en las jornadas finales tener opciones, que ahora ha perdido, de permanencia.

Comentarios