Vecinos de Zaragoza contrarios al proyecto de un tanatorio ponen de ejemplo el caso de Biescas

El proyecto del tanatorio privado que se quiere crear en el Camino de las Torres de Zaragoza ha encontrado contestación vecinal, con un recurso de reposición presentado por una comunidad de vecinos próxima que pide que se desestime esa ubicación por encontrarse rodeada de pisos.

Esta comunidad solicita que se revoque la licencia ambiental de actividad y recuerdan en su escrito la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Aragón que obligó, en el ano 2009, al Ayuntamiento de Biescas a trasladar a las afueras del municipio la que construyó en un lugar rodeado de pisos.

El tanatorio de Biescas volvió a funcionar en 2012 en las nuevas instalaciones de la Funeraria Hermanos Navas, ubicadas en el polígono industrial “Las Posaderas”, después de que el anterior tanatorio fuese clausurado tras las protestas vecinales, al encontrarse en pleno casco urbano. La nave, de propiedad municipal, cuenta con una superficie de 280m2, divididos en dos salas, un almacén y una sala de preparación y autopsias.

Cabe recordar que en el ano 2006 se inauguraba el tanatorio en la Avenida Ordesa de Biescas, y ya entonces el alcalde Luis Estaún, defendía la ubicación del tanatorio frente a las alegaciones presentadas por vecinos de apartamentos de segunda residencia, senalando que “la instalación cumplía con las normas urbanísticas de la localidad, y había superado las inspecciones de establecimientos insalubres y molestos”

Sin embargo en 2009, el Tribunal Superior de Justicia de Aragón declaraba nula la licencia del tanatorio de Biescas, confirmando así una sentencia del Juzgado de lo Contencioso Administrativo de Huesca, por lo que las instalaciones tuvieron que ser desmanteladas, algo que tanto la funeraria Hermanos Navas, como el ayuntamiento y parte de los vecinos de la localidad consideraron un ataque a un servicio "esencial".

Comentarios