Fin de semana de DH, duatlón y cicloturista para los corredores del Club Ciclista Boscos-Monzón

La localidad gerundense de Vilajuiga, Fraga y Bilbao, han sido los destinos de varios corredores del Club Ciclista Boscos Monzón-Ciria Decoración durante el pasado fin de semana, que se desplazaban hasta estos lugares para disputar pruebas de muy diversa índole.

En la localidad de Vilajuiga, en Girona, se disputaba la primera de las pruebas puntuables para la Copa Catalana de DH. Ahí, el joven montisonense Jon Pardo conseguía clasificarse en quinta posición en la categoría cadete, luchando con rivales de segundo año en la categoría. Se trataba de un trazado muy rocoso y exigente, el más largo de los que integran la Copa de este 2013, donde la fortaleza física y la técnica del piloto jugaban una baza muy importante.

La siguiente cita para el biker, que este fin de semana en la localidad gerundense demostraba que su aclimatación a esta nueva categoría va por el buen camino, tendrá lugar el primer fin de semana de junio en Viella, donde se disputará la segunda prueba puntuable de esta Copa 2013.

También el CCBoscos Monzón – Ciria Decoración estuvo representado en la I Duatlon “Ciudad de Fraga”. La prueba se disputaba bajo la amenaza de las inclemencias meteorológicas, que no amedrentaron a los 170 inscritos, quienes tomaban la salida a las 11.00h con un primer sector de carrera de 5 km, 25 km de bicicleta y un segundo sector de carrera a pie de 2,5 kilómetros.

Fantásticos resultados para todos los integrantes del equipo, destacando una vez mas el primer puesto para Nuria Sierra en su categoría, así como el segundo puesto para Jacinto Moracho. Aunque el duatlón es una nueva disciplina para el club, cada vez va ganando más adeptos.

Por último, un grupo de 14 socios del club ciclista montisonense, participaba en la clásica cicloturista Bilbao – Bilbao. Fiel a su cita de marzo, volvía este fin de semana en su XXV edición para celebrar la gran fiesta del cicloturismo por excelencia, en la que se contaba con más de 5700 corredores, que debían completar los mas de 110 kilómetros por la geografía de Vizcaya.

Desde las 8.00, las salidas escalonadas permitían a cada participante optar por el horario que más se adaptara a sus posibilidades, lo que supone todo un espectáculo para la ciudad de Bilbao, que durante unas horas cede sus calles a los miles de ciclistas antes de afrontar los puertos Andrake, Unbe, Artebakarra, Gerekiz y Morga para regresar de nuevo a la Gran Vía, donde estaba situada la zona de meta.

Comentarios