Un 10% de la población oscense se encuentra en situación de extrema pobreza

mendigo indigente pobreza

La reducción del nivel de renta de muchos ciudadanos, el incremento del desempleo, los recortes en servicios públicos básicos y la subida de algunos impuestos han favorecido el aumento de la desigualdad social en España. Una brecha que Cáritas también ha detectado en el Alto Aragón y en Huesca capital donde se ha incrementado en un 80% la solicitud de las ayudas.   En estos momentos, el 21% de la población oscense se encuentra por debajo del umbral de la pobreza, y un 10% en situación de extrema pobreza (unas 4.000 personas). Cifras que el secretario general de Cáritas Huesca, Jaime Esparrach, califica de “alarmantes”.    También es significativo el volumen de personas que en 2012 acudían por primera vez a Cáritas, en torno a un 36% de los usuarios. La mayoría de ellos parados de larga duración, en muchos casos habiendo agotado la prestación por desempleo y sin derecho a ningún tipo de subsidio.  Desde Cáritas Diocesana Huesca inciden en la necesidad de no renunciar a derechos básicos como ayudas sociales o servicios sanitarios, y lanzan un mensaje a los gobernantes políticos para que, en estos momentos de serias dificultades económicas, no se olviden de los más pobres.  

Comentarios