Resueltos los problemas imprevistos en la Ermita de la Alegría de Monzón

La Ermita de la Alegría de Monzón sufría en los últimos meses unos importantes contratiempos, lo que obligaba a la asociación que lleva su nombre, dedicada al mantenimiento del templo, a actuar a contrarreloj para solucionar esos problemas antes del Lunes de Pascua, día en que la Virgen recibe a miles de peregrinos.

Audio sin título

Por un lado, tenía lugar un desprendimiento de tierras en la parte este de la ladera, arrastrando consigo unos cinco metros lineales del muro superior. Esto provocaba una oquedad de tres metros de profundidad, relleno de arena y piedra arenisca. Por ello, la Asociación Virgen de la Alegría se vio obligada a contratar a una empresa de construcción para que, de forma eficiente y rápida, reparara los desperfectos.

Por otro lado, la instalación de los conductos y bombas que alimentan de agua los depósitos superiores de la ermita sufrieron un reventón con el consiguiente desajuste de todo el sistema del riego y del agua. Este imprevisto supuso que la empresa especializada que lleva el mantenimiento del templo tuviera que actuar ipso facto.

Estos dos contratiempos han conllevado unos gastos inesperados, y por tanto no contemplados en los presupuestos anuales de la Asociación Virgen de la Alegría. Por ello, su presidente, José Antonio Heras, hacía un llamamiento a montisonenses y organizaciones para que colaboren económicamente con la asociación. Del mismo modo, han abierto dos cuentas corrientes en Ibercaja y Bantierra, abierta a las donaciones voluntarias, que irán destinadas a cubrir el “agujero” que han ocasionado estos imprevistos.

Cabe recordar que la Alegría se mantiene gracias al esfuerzo e implicación de los sabaderos, que de forma altruista, colaboran en los trabajos de conservación e introducen varias novedades cada año para que la Ermita luzca en su pleno esplendor el lunes de Pascua, Día de la Alegría.

Comentarios