Más de 6.000 romeros pasan por el camarín de la Virgen de la Alegría en Monzón

La lluvia en las primeras horas obligaba al cambio del dispositivo del Patronato de Festejos para el desarrollo de la romería a la Virgen de la Alegría en el Lunes de Pascua. El porche de la ermita era el lugar escogido para el reparto de los detalles religiosos, las magdalenas, las bebida, los 150 kilos de longaniza seca y los 200 roscones. El concejal de Fiestas, Javier Vilarrubí, destacaba que al final el día se había arreglado y los montisonenses habían acudido masivamente.

Audio sin título
Audio sin título

Alrededor de 6.000 romeros cumplían con el paso por el camarín de la virgen, otros muchos aprovechaban para voltear la campana de la ermita y otros tantos almorzaban en sus laderas, donde debutaba el bastón del peregrino, elaborado por la pastelería Canela. Es un producto de masa de brioche, hecho con mantequilla; tiene forma cilíndrica y alargada, y guarda similitud con los tradicionales bastones. Había de dos sabores: dulce (relleno de chocolate) y salado (con chorizo).

La misa era oficiada por el Obispo de la Diócesis Barbastro-Monzón, Alfonso Milián, y era cantada por la rondalla “Aires Monegrinos”.

Entre los invitados de este año, se encontraba el consejero de Sanidad, Ricardo Oliván, que iba acompañado de la alcaldesa de la ciudad, Rosa María Lanau.

Para que la ermita luzca en este lunes de Pascua, los sabaderos de la Asociación Virgen de “La Alegría”, trabajan durante todo el año para que esté lo mejor posible en el “ Día de la Alegría”.Este año tenían que actuar con rapidez ante la caída de una parte del muro, como destacaba el presidente José Antonio Heras.

Tras cumplir con la virgen, los romeros se juntaban en casetas de campo para compartir con amigos y familia la comida y una larga sobremesa.

Comentarios