Esta primavera podría comenzar el traslado de residuos de Inquinosa a la celda de seguridad

En los próximos 2 años se van a invertir 10 millones de euros en descontaminar los vertederos de Sardas y Bailín y en el traslado de los residuos de Inquinosa a la celda de seguridad. Actualmente se han licitado 6 millones y medio de euros y en la última etapa serían otros 3 millones y medio para el sellado definitivo de la celda de seguridad de Bailín. Pero a esta cifra habrá que sumar 1 millón y medio de euros al año, que será el coste del seguimiento de la depuración durante los próximos 10 años.

Audio sin título
Audio sin título
Audio sin título

Para ello se ha pedido financiación a la Unión Europea a través de los fondos Life, y aunque todavía no hay respuesta, el ejecutivo autónomo es optimista en que se conseguirá esa ayuda económica.

En su visita a Sabiñánigo, el consejero de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, Modesto Lobón, ha destacado “que el traslado de 200.000 toneladas de residuos de Inquinosa se realizará la próxima primavera a partir del mes de junio”

Posteriormente la directora general de Calidad Ambiental, Pilar Molinero retrasaba la fecha del traslado hasta la primavera de 2014, ya que reconocía que “se han detectado fallos en la impermeabilización de la celda de seguridad y hasta que no se restablezcan las condiciones perfectas no se realizaría el traslado”

El Gobierno de Aragón no habla de fallos estructurales sino de un desperfecto únicamente en la primera de las 4 capas de impermeabilidad que tiene Bailín, cuyo vaso de seguridad está recubierto por 4 capas de polietileno de alta densidad.

En relación al retraso en el traslado de los residuos tóxicos de lindano de la antigua fábrica de Inquinosa, hay que recordar que en el año 2009 se adjudican las obras de descontaminación a una empresa con un plazo de ejecución de un año, hasta 2010. Ese año la adjudicataria alega que debido a diversos problemas de obra no puede finalizar en el plazo previsto y además inicia en 2011 acciones legales contra el Gobierno de Aragón, al que reclama por sobrecoste de la obra, casi 8 millones y medio de euros, cuando la propia adjudicación no alcanzaba los 8 millones de euros.

Posteriormente en el año 2012 se da el caso contrario y es el Gobierno de Aragón el que inicia una reclamación judicial, denunciando a la empresa adjudicataria por incumplimiento de contrato.

La batalla en los juzgados por la contaminación de Inquinosa comenzó décadas antes, ya que cuando se descubre el vertido ilegal de residuos se inician acciones legales contra la empresa Inquinosa para que se haga cargo del coste del tratamiento, pero ésta se declara insolvente, y de hecho, los únicos activos que tiene en España son las naves y los terrenos de Sabiñánigo pero el coste de descontaminación de esas instalaciones supera en mucho a su precio.

Desde el año 1975 hasta el año 1992 la empresa vierte residuos de lindano primero en el vertedero municipal de Sardas y después en el de Bailín, que es un vertedero que construye la propia empresa.

Durante esa época la empresa fabrica 6.800 toneladas al año de residuos sólidos y 500 toneladas de residuo líquido que es la verdadera causa del grave problema de contaminación en Sabiñánigo, ya que sigue contaminando los acuíferos y el río Gállego, donde la Confederación Hidrográfica del Ebro realiza análisis de forma periódica que “detectan lindano, no sólo en las muestras de agua, sino también en los peces”

En el acto de recepción de autoridades celebrado en la sede de la Comarca Alto Gállego, su presidente Pedro Grasa aprovechaba para “solicitar a las administraciones que ayuden al entramado industrial de Sabiñánigo y pedía que el problema de Inquinosa no empañe la tradición industrial de la localidad”

En similares términos hablaba el alcalde serrablés, Jesús Lasierra, quien recordaba que “Inquinosa dejó en Sabiñánigo este foco de contaminación que persiste 30 años después a pesar del esfuerzo del gobierno central y autonómico, pero que es una excepcionalidad que no se puede generalizar y recordaba que la primera empresa que se instaló en Sabiñánigo fue en el año 1918 y nunca ha habido problemas con ella.

3

Comentarios