La fallecida actriz Mariví Bilbao recibió el Premio Ciudad de Huesca en 2008

Este miércoles fallecía la actriz Mariví Bilbao a los 83 años. El 14 de junio de 2008, en el transcurso de la 36ª edición del Festival de Cine de Huesca, éste le otorgó el premio Ciudad de Huesca. Los responsables de este evento cultural aseguraban que hablar de Mariví Bilbao era hablar de una de las más grandes de nuestro cine. Aseguraban que el tiempo había tardado en demostrarlo, pero era ya algo inevitable, y lamentaban que ese tardío reconocimiento hubiera hurtado a los espectadores tantas grandes interpretaciones.

Al recoger el galardón en el Teatro Olimpia de Huesca, Mariví Bilbao derrochaba energía y simpatía, haciendo reír al público en numerosas ocasiones. Bilbao decía que "Aragón es un maravilla, pero Huesca es la pera" y que le temblaban las piernas porque "no merecía el premio".

En el momento de anunciar el premio para la actriz bilbaína, el Festival de Cine de Huesca decía que Mariví Bilbao nunca pasaba desapercibida, siempre llenaba la pantalla con su presencia. Su rostro aparentemente duro, se podía transformar sin esfuerzo en el más tierno. Sus ojos relampagueantes decían más con una mirada que decenas de discursos. Su voz, seca y grave, pero clara y luminosa, se deshacía en los más sutiles registros. Su figura, enjuta y menuda, apenas conseguía retener esa energía que la desbordaba.

Entre la filmografía de Mariví Bilbao se encuentran títulos como La Comunidad de Álex de la Iglesia, Aunque tú no lo sepas de Juan Vicente Córdoba, Ione sube al cielo de Joseba Salegui, Las huellas borradas de Enrique Gabriel, Pecata minuta de Ramón Barea, Entre todas las mujeres de Juan Ortuoste, A ciegas y Paisajes de Daniel Calparsoro, La playa insólita de Javier Aguirre y Siete calles de Javier Rebollo y Juan Ortuoste, entre otras.

De sus trabajos en television se puede destacar: Aquí no hay quien viva y La que se avecina (series que la catapultaron a la fama entre el gran público), Papá, Raquel busca su sitio, Ada madrina, Al salir de clase, Manos a la obra, Historia de la radio, Gala de actores, y Hospital Central.

En marzo de 2007 acudió a la ceremonia de entrega de los Oscars al estar nominado el corto Éramos pocos, de Borja Cobeaga, que protagonizó junto a Ramón Barea. Ésta era su segunda colaboración en un cortometraje del talentoso y prometedor cineasta donostiarra Cobeaga, ya que en un par de años antes había rodado a las órdenes de Cobeaga La primera vez.

En Septiembre de 2007 acudió a la Mostra de Venecia con el corto Alumbramiento de Eduardo Chapero-Jackson, ganando el León de Oro al Mejor Corto Europeo.

Comentarios