Las dos hermanas de Quicena podrán ir con transporte escolar al Pirineos-Pyrénées desde este lunes

Las dos hermanas que viven en Quicena, y cuyos padres pedían que se las aceptara en el transporte escolar que traslada a prácticamente el resto de niños del pueblo al colegio Pirineos-Pyrénées (donde ellas también estudian), podrán subirse al citado autobús a partir del próximo lunes. Ante las reiteradas negativas de la Consejería de Educación, y de la dirección provincial de Educación, remitiéndolos al colegio Alcoraz, que es el que tiene asignado el transporte, los padres decidieron presentar un contencioso administrativo antel el Juzgado. Finalmente, el juez les ha concedido la medida cautelar, que les permite beneficiarse del servicio de transporte y el comedor del colegio, hasta que se celebre el juicio, el próximo 15 de octubre, y a la espera de conocer esa sentencia.

La medida cautelar está condicionada a dos cuestiones: que continúe la ruta del autobús (cuestión que se cumple, porque hay una veintena de niños de Quicena que la utilizan), y que haya plazas libres, algo que también ocurre, porque no hay suficientes niños para llenar el autobús, y nunca va completo.

En su escrito, el juez atiende los requerimientos que presentaron los padres, alegando que esta medida no generaba gasto, puesto que de ir las niñas al Colegio Alcoraz, asignado a Quicena, dicho gasto sería el mismo, y que no se causa ninguna extorsión, ya que van al colegio con los niños del pueblo, montando en un autobús que pasa por delante de la puerta de su casa.

La dirección del Colegio Pirineos-Pyrénées confirmaba a los padres, este viernes, que a partir del lunes, tras las vacaciones de Semana Santa, podrían montar en el autobús.

El padre de las dos niñas, Fernando Vinué, ha mostrado su satisfacción, porque tras todas las negativas que llegaron desde el Departamento de Educación, es la primera vez que se les da la razón, en algo que ellos consideraban justo. Hay que recordar, además, que los padres del resto de alumnos del colegio Pirineos, que viven en Quicena, ya redactaron un escrito apoyando la solicitud de esta medida.

Comentarios