La población de estorninos en Huesca se reduce hasta los 500 ejemplares

La campaña realizada para ahuyentar a los estorninos en la ciudad de Huesca, iniciada en el mes de septiembre, ha surtido efecto, logrando reducir su población de los 14.000, contabilizados en los meses de octubre y noviembre, a los 500 ejemplares. El uso de aves rapaces, los altavoces con sonidos de alarma y la poda de árboles han sido los métodos empleados, con un resultado más que satisfactorio, según el consistorio oscense.   Durante 22 semanas seguidas se ha trabajado con las águilas Harry en el entorno del Parque Miguel Servet, encargadas de infundir temor en los estorninos. Un trabajo que se reforzaba, de forma significativa, con la poda del arbolado, tanto en el parque como en la vía pública. En total se podaban 5.131 ejemplares en toda la ciudad. De esta manera se ha conseguido “ganar la batalla” a los estorninos pintos, que han desaparecido del núcleo urbano, no así a los negros, con quienes será necesario tomar medidas más duras el próximo año. Una posibilidad, explican desde el consistorio, sería el uso de disparos subsónicos.   Una campaña que continuará el año que viene, reforzando especialmente la poda del arbolado en otras zonas de la ciudad como es el Parque Botánico o el cerro de San Jorge e incluso trasladar las águilas Harry a estos espacios, donde son más fáciles de controlar.

Audio sin título
Audio sin título
Comentarios