La planta de Biomasa de Ansó, un proyecto sostenible aragonés

Biomasa Anso

Con la presencia de las primeras autoridades aragonesas, este martes se ha inaugurado de forma oficial la central de producción de Biomasa de Ansó, aunque en la práctica lleva funcionando desde noviembre de 2011. Con la colaboración de instituciones públicas y la empresa privada Dalkia, la iniciativa es un éxito. Tiene siete trabajadores fijos y se plantean aumentar la plantilla, porque no dan abasto. Es una energía limpia, barata y que ayuda al mantenimiento de los bosques.

Desde Ansó, el alcalde y presidente de la mancomunidad Ansó-Fago, Félix Ipas, ha destacado los valores medioambientales, sociales y económicos de esta iniciativa en la que se ha trabajado durante más de una década para que haya podido ser una realidad. Ipas ha reconocido que en el día de hoy estaba muy satisfecho.

Por su parte, Hervé Penault, consejero delegado de Dalkia en España, ha destacado que esta planta de biomasa es referencia en España. No obstante, había personas de varias comunidades autónomas que han venido a ver la planta y han mostrado su interés en implantar este tipo de plantas en sus territorios. La biomasa, ha dicho Penault, es una alternativa con muchos beneficios sociales, económicos y que sirve para asentar población en el medio rural aragonés.

Por su parte, la presidenta aragonesa, Luisa Fernanda Rudi, ha destacado la colaboración público-privada para sacar adelante este proyecto. Y ha dicho que ‘se va a buscar el justo equilibrio para proteger la riqueza de los bosques pero también que se pueda aprovechar el monte para que la población pueda seguir viviendo en el medio rural’.

La planta ha contado con una inversión de cuatro millones de euros, produce 10.500 toneladas de biomasa al año, gracias a la transformación de la madera de los bosques de la Mancomunidad forestal Ansó-Fago, en pellets y astillas, usados como material de combustión.

Comentarios