La mayoría sindical apoya la jubilación a los 65 para los trabajadores del Salud

El sindicato mayoritario de los trabajadores del Servicio Aragonés de Salud ha votado en contra, pero el resto (CSI.F, CC.OO. y UGT) han aprobado el plan de recursos humanos presentado por el Gobierno de Aragón y que establece como “excepcional” la jubilación más tarde de los 65 años. El compromiso de la gerente del Salud de que estas jubilaciones no supondrán la desaparición de esas plazas es clave para el apoyo mayoritario. CESM- Satse, que votaba en contra, cree que dicho Plan es hacer un ERE de médicos y enfermeras “con el único y exclusivo fin de ahorrar en los próximos dos ejercicios presupuestarios.”

La postura del Gobierno de Aragón apuesta por rejuvenecer la plantilla y que los trabajadores sanitarios “no sean una excepción” y se adapten a la ley nacional que establece la jubilación a los 65 años. Se habla de jubilación forzosa por edad de 2.368 personas hasta el 2017.

El sindicato CC.OO se muestra favorables a este giro en los recursos humanos. “Son algunos médicos que ven peligrar sus elevados sueldos los que están en contra de esta medida”, señala Juan Urdániz, secretario general de la Federación de Sanidad de CC.OO Aragón, y añade que apuestan por rejuvenecer plantilla.

Desde el Gobierno de Aragón se asegura que no se trata de un recorte, que es una medida “de justicia”, para igualar sus condiciones a las de todos los funcionarios, y que no habrá merma de servicios, con lo que se cubrirá “el personal necesario para mantener el mismo nivel de atención”.

Se va a estipular la posibilidad excepcional de prolongación contemplada en la normativa fijada, posibilitando su permanencia hasta cumplir como máximo los 70 años de edad, siempre que cumpla el requisito de la capacidad funcional necesaria y que la prolongación sea admitida por el Servicio de Salud correspondiente en función de las necesidades de la organización.

Para la Administración esta cuestión es de especial importancia en el ámbito del personal de enfermería, para evitar su marcha a otras Comunidades o a otros países comunitarios. Además no se puede olvidar, añade, la existencia de demandantes de empleo en unas bolsas que cuentan con un elevado número de aspirantes a contrataciones temporales en cada categoría profesional. Por otra parte, la reducción de la tasa de edad de la plantilla generará un mayor grado de adaptación a las innovaciones científico-técnicas que va a redundar en una mayor eficacia en la prestación de la asistencia.

Comentarios