Un restaurante en una catedral

El restaurante La Catedral de Roda de Isábena está a punto de cumplir treinta años. En este 2013, su impulsora, Montserrat Ferraz, recibe la Insignia de Honor que los hosteleros de la provincia de Huesca entregan cada año. Se trata de uno de los restaurantes más curiosos del Altoaragón entra cuyas paredes se respira historia.  Monserrat Ferraz se mostraba feliz por recibir esta insignia. Explicaba que “la edad y el lugar donde está situado deben de haber sido las claves para que me lo den”. Todo comenzó hace treinta años, cuando el entonces cura de Roda de Isábena, decidió crear un restaurante en el antiguo refectorio de los canónigos con el objetivo de dar algo más a los visitantes. Fue él quien se puso en contacto con Montse y su marido quienes se hicieron cargo del lugar. No fue la primera vez que estuvo entre fogones, años antes, trabajó ya en restaurantes de otros puntos. Montse destaca del lugar la sencillez de su cocina, sencilla y con buenas materias primas con recetas, algunas tradicionales, y otras salidas de su cabeza. Se enorgullece de seguir contando con la misma clientela de hace años y continuar con una carta centrada en la comida de toda la vida.  Reconoce que el mundo de la hostelería es muy duro pero que ella ha disfrutado y sigue disfrutando de él tras más de media vida dedicada al sector.

Audio sin título
Audio sin título
Audio sin título
Comentarios