CHA pide convocar el Consejo Municipal Escolar de Jaca para hablar de las becas de comedor

El Grupo Municipal de CHA en el Ayuntamiento de Jaca ha registrado una solicitud para que se convoque al Consejo Municipal Escolar para tratar principalmente el criterio por el que se deben de conceder las becas de comedor escolar. Pilar Ortega, concejala de CHA, ha indicado que “estas ayudas, concedidas solo a familias que hagan uso permanente del servicio de comedor y que no reciban ayudas de otras administraciones, han sido aprobadas en Junta de Gobierno, sin pasar por ninguna comisión, ni por el Consejo Escolar Municipal”.

“Recientemente se nos ha comunicado que no va a convocarse este órgano hasta final de curso, y desde CHA creemos que hay temas muy importantes y urgentes para que se expliquen y debatan en este órgano de representación, donde no solo están representados los equipos directivos de los centros educativos y el Equipo de Gobierno, sino que integra también, a madres y padres, alumnos y personal laboral”, ha explicado la concejala de CHA.

Ortega considera “muy importante que los presupuestos municipales cuenten con una partida económica, tal y como hemos solicitado en diferentes ocasiones, para complementar las insuficientes ayudas del Gobierno de Aragón, que es el competente en esta materia, pero creemos que los criterios de concesión de las mismas deben ser debatidos y aprobados por el Consejo Municipal Escolar”. Para el Grupo Municipal de CHA, una vez más el Equipo de Gobierno ha tomado el camino más fácil y sencillo, que no el más justo, ni el más razonable, otorgando beca a todo el alumnado que hace uso del servicio de comedor escolar, dejando fuera de la posibilidad de obtención de beca al alumnado que reciba alguna ayuda por parte de otra administración, aunque esta no cubra el 100 % del coste del comedor escolar.

Ortega considera que en un momento de crisis económica como el actual las ayudas deben ir destinadas preferentemente a las familias que no tienen ningún o mínimos ingresos, hasta que estas cubran el 100 % del coste del comedor escolar, es decir, hay que apostar por políticas progresivas donde el nivel de renta sea el criterio principal para conceder estas ayudas, desechando el “café para todos”, puesto que a todos no nos afecta de la misma manera la crisis económica y esta es una forma de ampliar la desigualdad.

Queremos poner de manifiesto la singularidad de esta ayuda porque sirve para alimentar a niños, el colectivo más desprotegido, por lo que debiera estar englobada en un trabajo social con la familia que la recibe a la cual se le exige una serie de contraprestaciones cuyo cumplimiento controla tanto el colegio como los Servicios Sociales. No debemos negar el 100 % de la ayuda a la familia que necesite este tipo de ayuda.

Comentarios