Los trabajadores del Salud, indignados por su pérdida de salario, más de un 30% desde 2010

¿Son los trabajadores de la sanidad los empleados públicos que más han perdido con la crisis?. En tres años los trabajadores sanitarios de todas las categorías han sufrido bajada de sueldo, la desaparición de una paga extraordinaria, de varios de sus complementos salariales y también de días de fiesta de los que disfrutaban tras acuerdos con la Administración. Antes de acabar 2012 los sindicatos habían cuantificado la pérdida de poder adquisitivo en un 30% de media para todos los trabajadores sanitarios, pero ahora se suma un complemento menos. “El sentir generalizado es de enfado e indignación, más cuando vemos que para las concertaciones privadas sí hay dinero”, señala Evangelino Navarro, presidente de la sección de Sanidad de CSIF Aragón.

Los de mayor cualificación y mayor antigüedad son los que más han perdido Hay quien ha perdido más de la mitad de su sueldo y ha pasado de 14 a 3 días de libre disposición, por ejemplo, apunta Lorenzo Arracó, secretario general de CESM Aragón.

Algunas de las pérdidas son compartidas con el resto de funcionarios del país, y otras, exclusivas del Servicio Aragonés de Salud (Salud). Un ejemplo que se acaba de conocer es el de la desaparición del complemento por productividad variable, el que premia la consecución de objetivos y podía ir desde los 300 euros al año hasta los 3000. Fuentes del Departamento reconocían que no hay suficiente dinero y que la razón es puramente económica. A él hay que sumar el complemento de jornada deslizante y el específico B, “ambos servían - señala Navarro- para realizar las intervenciones que ahora se van a trasladar a la privada, para reducir listas de espera”.

En 2013 también hay que sumar la congelación salarial. Esto sin cuantificar la pérdida de días de fiesta. Los días de libre disposición que se han quitado y los días adicionales de vacaciones que correspondían por antigüedad se han reducido de ocho a tres. Los que tenían más de 15, 25 o 30 años de antigüedad han perdido uno, dos o tres días de vacaciones. También los días adicionales por trienios, que han supuesto hasta dos días menos de libre disposición, los llamados “moscosos”, y que se establecieron como compensación por no subir el sueldo con el IPC en el año 92.

Otro de los derechos que se ha llevado la crisis es el del complemento de la carrera profesional, que se ha quedado suspendida en el nivel tres.

Comentarios