Alerta amarilla por aludes

Alerta amarilla por aludes

La Dirección General de Interior mantiene activada la alerta amarilla por riesgo de aludes en el Pirineo oscense hasta las 0 horas del jueves, 18 de abril.

Es necesario recordar los principales consejos de autoprotección:

Antes de salir a la montaña:

Ifórmese sobre el estado del tiempo y el riesgo de aludes previsto para la zona que vaya a visitar. Si es de 4-5, lo más recomendable es suspender la excursión.

Si a pesar de eso decide realizarla, estudie previamente su ruta evitando las zonas más expuestas e indique el itinerario que vaya a seguir a los guardas de los refugios o a otras personas.

En una zona con riesgo de aludes

En caso de peligro generalizado de aludes no salga de los lugares seguros (refugios, cabañas, vivac…) salvo por extrema necesidad

Si ha de salir, lleve el equipo adecuado. Colóquese un pañuelo tapando la boca o el pasamontañas para que, en caso de alud, la nieve no entre en ella asfixiándole y utilice el aparato electrónico de búsqueda de víctimas de aludes.

Evite el peligro de laderas, pendientes y vaguadas subiendo por crestas, lomas o contrafuertes o por zonas protegidas por bosques y rocas.

Si ha de atravesar una ladera, hágalo por la parte más alta que pueda. Si es preciso, suéltese los esquís y suba andando frontalmente. Libere las correas de seguridad de los esquís y de los bastones, lleve la mochila de un solo tirante y no se cuelgue ningún objeto en bandolera.

Circulen de uno en uno guardando una distancia prudencial, sin efectuar movimientos bruscos y vigilando las evoluciones del que está cruzando hasta reagruparse una vez pasada la zona de peligro.

Emprenda los descensos por las laderas que permitan escapar más rápidamente.

Si es víctima de un alud

Mantenga la calma; el pánico puede agravar su situación.

Si el alud se produce por debajo de su posición, intente salir esquiando por los laterales. Si la avalancha avanza hacia usted y le da tiempo, intente huir hacia los lados. Si le arrastra, libérese de bastones, esquís y mochila y “nade” intentando flotar sobre la nieve.

Si la nieve le cubre, adopte la forma de bola tapándose la boca y nariz y cuando se detenga, muévase con fuerza para crear un hueco a su alrededor que le permita respirar e intentar salir. Averigüe su posición respecto a la superficie mediante la caída de la saliva, la orina o de la nieve que escarbe. Hágase tanto espacio como pueda e intente emitir algún sonido breve y agudo, pero no se agote gritando inútilmente.

Si asiste a un accidente

Si tiene posibilidad, avise al 112 y envíe a alguien a buscar ayuda experimentada rápidamente.

Hasta que lleguen, fíjese y localice el punto en el que se perdió de vista a las víctimas. Observe y escuche en silencio por su aparece algún objeto o se oye alguna señal. Comience el sondeo en el punto en el que se perdió de vista a los afectados. Si no se dispone de aparatos especiales de sondeo, utilice con cuidado bastones o esquís.

Comentarios