Consumo realiza una campaña de inspección en el pequeño comercio

La vestimenta y el calzado se consolidan como productos que satisfacen las necesidades preferentes de los consumidores. En base a esta premisa, la dirección general de Consumo del departamento de Sanidad, Bienestar Social y Familia del Gobierno de Aragón ha realizado una inspección en parte de este sector. El objetivo: comprobar si se respetan los derechos de los consumidores además de otros aspectos como es el etiquetado de los productos.

La campaña, que se ha realizado en 149 comercios de carácter tradicional, multiprecio y asiático, estima que los establecimientos de las dos primeras tipologías alcanzan un grado de cumplimiento del 80% mientras que en los establecimientos asiáticos ronda el 76%.

Para su realización, desde la dirección general de Consumo se han llevado a cabo inspecciones en las tres provincias aragonesas en las que se han practicado diferentes tipos de control que abarcan los derechos básicos, así como el etiquetado de prendas y de calzado.

Tras la recopilación de datos, Consumo considera que existe un alto grado de cumplimiento, en los 149 establecimientos visitados, sobre el respeto a los derechos de los consumidores (un 78%) y usuarios además de lo relacionado con el etiquetado (81% en textil y 79’5% en calzado).

Así, los aspectos a mejorar vienen dados por la exhibición de precios, tanto en el escaparate como en el interior, además de la identificación en el etiquetado a la que el consumidor pueda dirigirse.

En lo que respecta a las devoluciones (entendiendo por tales aquéllas en las que el producto es correcto pero existe un cambio de opinión del consumidor, y cuyas normas son establecidas por cada comercio), el comercio tradicional admite el 100% de las devoluciones. En cambio, en el caso de los comercios asiáticos, éstas se admiten en un 82% de los casos.

La dirección general de Consumo, y atendiendo a los resultados de este estudio, concluye que:

- El grado de cumplimiento del sector es amplio por lo que, en general, el consumidor dispone de instrumentos suficientes para hacer valer sus derechos en el propio establecimiento antes de recurrir a la administración.

- Debemos comparar los productos en varios establecimientos antes de comprar, considerando que el precio no siempre es el mismo en los diferentes comercios.

- El asesoramiento de un vendedor profesional es muchas veces tan importante como la adquisición del propio producto. Por ello, a veces, recurrir al establecimiento de confianza puede ser una opción interesante.

La calidad suele ir asociada al precio, pero esto no ocurre siempre. La garantía del producto es la misma si el producto es caro o barato o si se adquirió en una tienda tradicional o un establecimiento multiprecio. Además, en todos los casos, el producto deberá ir etiquetado en castellano y con una dirección del responsable del mismo.

Comentarios