En los últimos 50 años se ha detectado un descenso “acusado” del caudal de los ríos

Los cambios climáticos que se han venido sucediendo, pero también la mano del hombre, han contribuido a un descenso “acusado” del caudal de los ríos en la península ibérica en los últimos 50 años. Una situación que dista mucho de lo que se ha podido vivir en la provincia de Huesca durante el otoño e invierno pasados donde el volumen de precipitaciones superó todas las expectativas.   Sin embargo, lo cierto es que se ha detectado un incremento de las temperaturas, que ha afectado a la humedad relativa y a las tasas de evapotranspiración, así como un descenso de las precipitaciones, en general.   Otro de los factores, además de los climáticos, es el factor humano, con un aumento del consumo del agua en los hogares y en el campo. Destaca, además, el incremento, en los últimos años, de la masa forestal debido principalmente a la reducción de la actividad agroganadera.   Nuestra capacidad para poder controlar esos cambios climáticos, según apunta Sergio Vicente, geógrafo y miembro del Instituto Pirenaico de Ecología del CSIC, trascienden de lo meramente local e incluso regional, ya que la reducción de gases de efecto invernadero, que están condicionando el incremento térmico, sólo se puede abordar con medidas a nivel global. 

Audio sin título
Comentarios