El PAR pedirá que se terminen los trabajos en los tramos oscenses de la carretera Pamplona-Huesca-Lérida

El Grupo municipal Aragonés (PAR) reivindica que el Ministerio de Fomento agilice al máximo las obras pendientes en distintos tramos del eje de autovía Pamplona-Huesca-Lérida, “con la firme determinación prioritaria de impulsar el desarrollo de Huesca y del Alto Aragón, frente a la crisis actual y a través del potencial de unas comunicaciones solventes”.

Con este fin, ha presentado una propuesta de resolución al próximo pleno del Ayuntamiento de Huesca, planteando que la institución oscense acuerde instar “al Ministerio de Fomento, para que se retome y acelere la ejecución de todos los tramos aragoneses de las autovías A-22, A-23 y A-21, utilizando para ello tanto los recursos precisos de los Presupuestos del Estado, como las posibilidades de la colaboración público-privada”.

Como opciones añadidas en la resolución, el PAR propone “con este mismo objetivo” de agilizar la entrada en servicio del eje, instar por una parte “al Gobierno de Aragón a que busque nuevas fórmulas de colaboración con el Ministerio de Fomento, incluida la encomienda de ejecución” y por otra parte, a ambos ejecutivos central y aragonés, “a que, en las reuniones de la Comisión Bilateral Aragón-Estado, así como en la Comisión Mixta de Asuntos Económico-Financieros, se fije el cumplimiento de compromisos previamente fijados y se acuerde la inclusión de estas actuaciones entre las prioridades inversoras del Estado en Aragón, en cumplimiento de lo previsto en el Estatuto de Autonomía de Aragón”.

El Grupo del PAR en el Ayuntamiento de Huesca explica en su argumentación previa que “uno de los recursos clave de la ciudad de Huesca para fundamentar su desarrollo económico y social es su situación central en el triángulo de actividad y dinamismo más importante en esos aspectos de la Península ibérica y del sudoeste de Europa, delimitado por el Levante mediterráneo y Cataluña, Madrid y Navarra y el País Vasco” y el aprovechamiento de la denominada ‘renta de situación’ que “requiere indefectiblemente de la dotación de modernas infraestructuras de transporte que comuniquen Huesca con todo su entorno”.

En este sentido “el eje de autovías Pamplona-Huesca-Lérida, uniendo el Cantábrico y el Mediterráneo por un itinerario de gran capacidad, alternativo al Valle del Ebro”, es una de “las expectativas más importantes” junto a otras (en particular la ruptura de la barrera pirenaica), y “constituye el horizonte más próximo”, “por lo avanzado de su tramitación y obras” y, “con mucha probabilidad, más determinante por sus características”.

“A pesar de ello -dice la propuesta del PAR de Huesca-, por diversas razones, su conclusión ha sido aplazada repetidamente y a día de hoy no cuenta con un calendario definitivo” sino “con tramos en muy diferente situación: pendientes de estudio y proyecto, a la espera de licitación de su construcción, con ésta iniciada pero ralentizada o paralizada… Cada nuevo tramo en servicio -como se ha podido comprobar entre Lérida y Barbastro- supone un impulso a la recuperación de la economía y el empleo, a la generación de oportunidad y de atracción de inversiones. Mucha más, de manera incuestionable, significaría la definitiva implementación del eje en su integridad, con Huesca ubicada en un hito de su recorrido y con efectos en varias comunidades españolas”. Pero “esta perspectiva colisiona con la situación negativa descrita, que afecta a diferentes zonas de las autovías del eje (A-22 de Siétamo a Huesca, A-23 por Monrepós y Sabiñánigo, y A-21 hasta el límite con Navarra), a pesar de su declaración como prioridad en todos los planes de infraestructuras, anteriores y actuales”.

El PAR oscense reconoce que “resulta asumible que la coyuntura presupuestaria del Estado dificulta ahora las buenas intenciones y compromisos, pero ello no exime de reivindicar la agilización de los trámites administrativos y técnicos, así como la ejecución de las previsiones contenidas en la Ley de Presupuestos generales del Estado”. Sobre estas previsiones en suspenso, la propuesta del Partido Aragonés cita “un ejemplo rotundo”: “la autovía A-21 ha visto cómo se paralizaba obras en curso, con millonaria consignación presupuestaria para el presente ejercicio, alegando la ausencia de un documento de carácter burocrático que certifique el convenio entre dos entidades del mismo departamento ministerial. Mientras Navarra -titular de todas sus carreteras y mediante un sistema de concesión- culminó la entrada en servicio de su parte de esa autovía hace más de un año, en Aragón -a expensas del Estado- se sigue esperando la dilación de unos plazos por varios años más”.

El PAR reitera y reafirma finalmente en su motivación, la meta de reactivar la economía y el empleo en la ciudad a través de una infraestructura esencial como el eje de Pamplona a Lérida, es decir, del Cantábrico al Mediterráneo, por el Alto Aragón y la ciudad de Huesca.

Comentarios