Jornada de premios y premiados en el Día de Aragón

El Palacio de la Aljafería acogía, este martes, la entrega de las dos distinciones más importantes que se otorgan en la Comunidad Autónoma con motivo de la festividad de San Jorge, Día de Aragón. El Premio Aragón 2013 lo recibía este año la Delegación Territorial de la ONCE, por el trabajo asistencial y la creación de empleo que desarrolla desde hace 30 años.   En su discurso el presidente nacional de la ONCE, Miguel Carballeda, señalaba que ante las dificultades están el coraje, la fuerza y la ilusión por hacer posible un mundo mejor para todos.  Carballeda destacaba, además, la importancia del modelo de inclusión social, único en el mundo, que tiene España, y defendía la importancia de mantener el Estado del Bienestar. También incidía en la importancia de trabajar porque desde niños se normalicen algunas situaciones.  La ONCE y su Fundación están implantadas e implicadas en la vida aragonesa desde sus inicios, hace 75 años de la Organización y 25 de la Fundación. El premio supone un reconocimiento por la labor que diariamente realizan en beneficio de las personas ciegas y deficientes visuales, que ha posibilitado la ocupación laboral de sus miembros, y que a través de la Fundación ONCE, ha extendido su campo de acción a la integración en la sociedad de personas con otro tipo de discapacidad distinta de la ceguera. MEDALLA DE LAS CORTES La Medalla de las Cortes este año se entregaba a la Real Sociedad Económica Aragonesa de Amigos del País. Una sociedad que se constituyó en 1776, con el canónigo Ramón Pignatelli a la cabeza. Con este galardón se ha querido reconocer su aportación al desarrollo de Aragón en su vertiente económica, educativa y asistencial.   En su discurso de agradecimiento, el director de esta institución, Honorio Romero, ha dicho que, en estos momentos de serias dificultades, la sociedad tiene que empujar también para salir de la crisis.   Romero señalaba, además, que la Real Sociedad Económica Aragonesa de Amigos del País siempre ha puesto el acento, y ahora también, en la importancia de los valores.  “La Económica” tuvo en sus orígenes, en el último cuarto del siglo XVIII, una vinculación fundamental con el desarrollo y bienestar de la sociedad aragonesa mediante su actividad de fomento económico, pero también de atención a los sectores de la población mas desfavorecidos, evolucionando a lo largo de los siglos hasta la actividad que realiza en nuestros días, vinculada a la investigación y formación en materias económicas.  

Comentarios