Los agricultores afectados por la sequía, favorecidos en la declaración de la Renta de 2012

La sequía ha sido, para la campaña agrícola 2012, la principal adversidad climática en Aragón. Por ello, y como método paliativo a esta problemática, el Ministerio de Hacienda ha publicado los nuevos módulos reducidos para determinadas producciones agrícolas y ganaderas que se vieron afectadas por circunstancias excepcionales  y que se aplicarán en la declaración de la Renta a realizar estos meses. A este respecto, el consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, Modesto Lobón, ha mostrado su satisfacción porque es el reconocimiento de algo por lo que venían luchando desde hace meses, el reconocimiento del grave problema de la sequía, y porque, al menos, se ha atendido una de sus peticiones, que era la reducción de los módulos fiscales. Lobón añadía que es una contribución, no tan grande como él quería, pero importante para los afectados por la sequía.

 

Así, las novedades serán las siguientes:

 

Producción

Módulo nuevo

Módulo anterior

Bovino de leche

0,16

0,32

Ovino y Caprino de leche

0,18

0,26

Ovino y caprino de carne extensivos

0,09

0,13

Productos del olivo

0,18

0,26

Apicultura

0,20

0,26

Flores y plantas ornamentales

0,22

0,37

Cunicultura

0,07

0,13

 

Además, se aplicará 0,65 de índice corrector aplicable al igual que en el 2011 por piensos adquiridos a terceros. Hasta esa fecha, este índice fue del 0,75 para toda la ganadería salvo para porcino y avicultura que se le aplicaba un 0,95. Son destacables las reducciones de módulos para ciertos sectores en determinados municipios de algunas Comunidades Autónomas, como es el caso de Aragón, Andalucía, Canarias, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Cataluña, Extremadura, Madrid, Murcia, La Rioja y Valencia.

 

Afecciones en agricultura y ganadería aragonesas

 

En la campaña de 2012, los cultivos herbáceos de secano se vieron afectados, especialmente en las zonas áridas y semiáridas del Valle del Ebro. Así, la cosecha cerealista en secano se ha visto mermada en unas 500.000 – 550.000 tm, lo que significa el 40 - 45% de una cosecha media.

 

Por otra parte, los cultivos leñosos de secano se vieron también perjudicados, especialmente el olivo, cuya cosecha se ha reducido un 50% de una cosecha normal. La incidencia de la falta de agua ha sido distinta según las comarcas en las que estos cultivos se asientan. Además, las escasas lluvias primaverales provocaron que los embalses se presentaran, al comienzo de la temporada de riego, con escasa agua almacenada. La buena gestión realizada por las comunidades de regantes ha conseguido paliar en gran medida los daños ocasionados por la falta de riego, estableciendo rotación de cultivos menos exigentes y optimizando el reparto del agua.

 

El ganado extensivo, especialmente el ovino y el caprino, en las zonas áridas se han visto muy afectados. El bovino extensivo también ha reducido su pasto. Además, las explotaciones apícolas han visto disminuir sus producciones en cantidades superiores al 50%.

Comentarios