Mejora la salud del Flumen con el Proyecto Life de Monegros

Han concluido en Los Monegros las obras del Proyecto Life Creamagua, que cumple con el objetivo de mejorar la calidad del agua del río Flumen. De hecho, ya se está demostrando que contiene menor cantidad de nitratos procedentes de la escorrentía agrícola. Se trata de un programa piloto que comenzó en el año 2010 en este territorio y que se prolonga durante cuatro años con financiación europea de un presupuesto de casi 2 millones de euros.

La efectividad del proyecto se está notando y ya hay especies de aves que están anidando, la cobertura vegetal es bastante importante y se comienza a comprobar el descenso de nitratos en los humedales que se construyeron en primer lugar hace dos años como el de Lalueza. Francisco Comín, investigador del IPE-CSIC, señalaba que los primeros indicios en los muestreos están siendo positivos.

Así el LIFE CREAMAgua está cumpliendo con el triple objetivo general de mejorar la calidad del agua del río Flumen, aumentar la biodiversidad y demostrar cómo las administraciones locales son capaces de desarrollar estrategias para proteger su medio ambiente. Ha convertido a Los Monegros en un referente internacional en la conservación de zonas húmedas.

La Comarca de Los Monegros es coordinadora del proyecto piloto CREAMAgua, que cuenta además con la participación de la Confederación Hidrográfica del Ebro, TRAGSA, KV Consultores de Ingeniería, Proyectos y Obras, el Instituto de Estudios e Investigación de Los Monegros y la Fundación para la Promoción de la Juventud y el Deporte. Además, colaboran los sindicatos agrarios UAGA y ASAJA, Riegos del Alto Aragón y el Instituto Pirenaico de Ecología (IPE-CSIC), así como el Gobierno de Aragón.

Cabe recordar que este proyecto fue seleccionado por la Unión Europea entre más de seiscientas solicitudes de organismos públicos o privados de los veintisiete estados miembros.

En total, se han incorporado 509 hectáreas de terreno público al proyecto, en las que se han construido y restaurado humedales y riberas en el río Flumen a su paso por diez municipios monegrinos. Lo más positivo, coincidían en señalar, es que estas acciones van a tener repercusión en toda Europa, puesto que esta experiencia servirá de ejemplo para otros territorios.

El proyecto concluirá en diciembre de 2014 e incluye asimismo el seguimiento de la calidad del agua y la biodiversidad, con toma de análisis de muestras en zonas de ribera y en azarbes, tanto de agua, como de sedimentos, agrupaciones vegetales, macroinvertebrados y aves. También se contempla un amplio programa de divulgación y sensibilización entre la población, a través de la edición de folletos, página web, visitas guiadas a los lugares de actuación, talleres, charlas y animaciones para jóvenes.

Comentarios