Día del trabajo reivindicativo con la mente en los más de 16.000 parados de la provincia

manifestacion ugt ccoo

Los oscenses volvían a salir a la calle con motivo del 1 de mayo, Día Internacional del Trabajo, hace unos años una celebración, en la actualidad una jornada reivindicativa con más de 16.000 parados en la provincia de Huesca. La manifestación principal tenía lugar en la capital oscense con dos manifestaciones, la organizada por UGT y CC.OO. que salía a las 12.00 horas de la plaza de Navarra y la del grupo crítico formado por los sindicatos CGT, CNT, SOA y HUSTE. Entre las dos manifestaciones se calcula que los participantes fueran más de un millar de personas.

Los primeros reivindicaban ante la patronal y la Subdelegación del Gobierno la negociación y el convenio colectivo para proteger las condiciones laborales y el poder adquisitivo. Piden la supresión de la reforma laboral y se muestran en contra de los recortes del Gobierno Central.

El grupo crítico, realizaba su propia manifestación bajo el lema "Dignidad y lucha contra el paro. Por la derogación de la reforma laboral" reivindicaba empleo y también un sindicalismo más cercano a los ciudadanos.

La manifestación terminaba este año en el Paseo Ramón Acín, del Parque Miguel Servet donde también se realizaba la lectura del manifiesto del colectivo "Hambre de Justicia", otro de los protagonistas de este día reivindicativo.

En el manifiesto a la patronal los sindicatos piden negociación no solo para recortar sueldos, que los bancos no ahoguen, que se apliquen los acuerdos nacionales firmados, reinversión en beneficio para la creación de empleo, limitar el salario de directivos, apostar por el empleo y no solo el auto empleo, defender los intereses de las pymes o la dimisión de Rosell y Fernández.

Al Gobierno le piden que gobierne para los ciudadanos y no para los mercados, que reconozcan el fracaso de las políticas de privatizaciones, compromiso para la creación de empleo, derogación de la reforma laboral, mejorar la cobertura de desempleo, aumentar los recursos destinados a políticas activas de empleo, el cumplimiento del pacto de Toledo, equilibrio entre la patronal y los trabajadores y búsqueda de los verdaderos culpables de la crisis.

En una jornada en la que no hubo incidentes y la normalidad fue la tónica predominante, cabe destacar una sonora pitada de algunos manifestantes a algunos dirigentes socialistas como el ex presidente del Gobierno de Aragón, Marcelino Iglesias, o el ex Secretario de Estado de Fomento, Víctor Morlán.

Comentarios