Protestas de la Policía Local en el día de su fiesta

policia local protesta

Este viernes la Policía Local conmemoraba su festividad, la Santa Cruz. Una jornada que estaba marcada por la movilización de varios agentes para protestar por las condiciones que establece el Decreto del Ayuntamiento para aplicar la ampliación de jornada impuesta por el Gobierno central. En el caso de la Policía, deben hacer 40 horas más, que se realizarán en San Lorenzo, con dos condiciones que son las causantes de las quejas: si están de baja deberán recuperar esas horas a lo largo del año y durante esa semana no podrán disfrutar de vacaciones ni permisos. Son dos condiciones que no se establecen para el resto de trabajadores públicos, explican los agentes, y con las que no están de acuerdo. Creen que el consistorio quiere evita el ausentismo laboral durante las fiestas de San Lorenzo pero ven excesivas las limitaciones. Tal como está redactado el texto no podrían coger un permiso por paternidad o defunción, por ejemplo, de ahí que pidan que se modifique.

Desde 2006 los policías locales ya trabajan 40 horas en San Lorenzo pero eran una horas que se pagaban aparte. Con el nuevo decreto, se incluyen en el salario, en concreto, en el complemento específico.

Sorpresa por parte del equipo de gobierno que no entiende estas protestas ni comparte el momento, coincidiendo con el acto de celebración de su fiesta. La alcaldesa explica que ese Decreto se aprobó en Mesa de Negociación, de ahí que no entienda por qué ahora surgen estas movilizaciones. Además, explican desde el consistorio, en estos casos se aplicará el “sentido común” y se valorará cada caso concreto.

La Policía Local ha presentado en el Ayuntamiento un escrito con 79 firmas pidiendo que se elimine o modifique ese anexo. La mayoría del cuerpo ha secundado la protesta ya que la plantilla está formada por 87 agentes. Además, los servicios jurídicos de los sindicatos están elaborando un contencioso que se presentará en unos días.

La Policía Local de Huesca celebraba la festividad de la Santa Cruz con una recepción de autoridades, la bendición de vehículos frente a la Catedral y una eucaristía.

Paralelamente, los agentes que no estaban de permiso se concentraban frente al consistorio para mostrar su malestar. En una imagen que empieza a ser habitual en estos casos, estaban apartados en una esquina de la plaza detrás de unas vallas.

Después de la misa en el templo oscense, los representantes institucionales asistían a la entrega de distinciones en el Ayuntamiento de Huesca.

Comentarios