El regadío social de Les Puntes implicará una inversión de 36 millones de euros y estará activo en unos cuatro años

El proyecto de regadío social de Les Puntes-Torrente de Cinca implicará una inversión de 36 millones de euros que financiarán la Diputación General de Aragón (75% del total) y los regantes (el 25% que resta) y podría estar listo en unos cuatro años, que será el tiempo que se necesitará para realizar la concentración parcelaria de los terrenos afectados, unas 4.000 hectáreas, de las que se regarán unas 3.000. Técnicos del Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón dieron cuenta de los datos y características de este nuevo proyecto, así como de los próximos pasos y trámites administrativos a seguir.

Fue en una asamblea informativa que tuvo lugar en el antiguo Restaurante Las Ventas del Sotet, a la que asistieron los 230 regantes expectantes. Cada hectárea de las que se pretende transformar en riego requerirá una inversión de 12.000 euros de los que 3.000 serán sufragados por los regantes. El coste energético del riego de cada parcela se cifra en unos diez céntimos de euro por metro cúbico de agua. En el acto de ayer, estuvieron presentes el Alcalde de Fraga Santiago Escándil, el Alcalde de Torrente de Cinca Evaristo Cabistañ, el Director Provincial de Agricultura Fernando Fidalgo, el Director General de Desarrollo Rural Luis Marruedo; el Director General de Conservación del Medio Natural Pablo Munilla, la directora del Inaga Nuria Gayán y el delegado territorial del Gobierno de Aragón en Huesca José Luis Moret.

El nuevo proyecto unifica en uno solo los antiguos proyectos de regadíos sociales de Les Puntes y de Torrente de Cinca para salvar los escollos mediambientales que se plantearon en el procedimiento administrativo. Eso ha supuesto un recorte de las hectáreas a transformar en esa zona que queda entre Monegros y las huertas del Cinca. Cuando el proyecto se complete, se regarán tres mil hectáreas en Fraga y Torrente, con una captación de agua en el embalse de Mequinenza.

El director provincial de Agricultura en Huesca, Fernando Fidalgo, destacó en la asamblea que la solución de unificar los dos proyectos ha sido la mejor posible, porque disminuye la afección medioambiental, es más viable técnicamente y supone una menor inversión. A partir de ahora, la iniciativa la tienen los propietarios de los terrenos y regantes expectantes, que deben impulsar el procedimiento administrativo solicitando la concentración parcelaria y la declaración de regadío social. Luego hay que redactar un nuevo anteproyecto y estudio informativo, someterlo a declaración de impacto ambiental, iniciar la concentración parcelaria y solicitar caudales a la Confederación. Fernando Fidalgo calcula que eso puede llevar cuatro años, prácticamente el tiempo que costará realizar la concentración parcelaria. Las obras necesarias, destaca Fidalgo, se realizarán en paralelo.

Mario Cabrera, presidente de la Asociación de Regantes Expectantes de Les Puntes, insiste en lo que ya apuntó esta misma semana, que la carga del recorte de hectáreas regables se repartirá entre todos los regantes. El agua llegará desde el pantano de Mequinenza y regará unas 3.000 hectáreas de Torrente de Cinca y Fraga. Antes teníaN 4.000 hectáreas de las que 1.000 quedarán en secano. La concentración parcelaria hará que todos dejeN un 40% del terreno sin regar y puedan regar el 60% restante. Es una concentración solidaria. En el anteproyecto inicial no se preveía dejar zonas no regables ni tampoco hacer una concentración parcelaria, pero la situación obliga a dejar una zona de esponjamiento entre la zona ZEPA de Monegros y el regadío de Monegros, pero hay que dejar unas franjas de secano y eso es posible gracias al reparto equitativo de las hectáreas no regables que se ha acordado. De hecho, la concentración parcelaria puede hasta ser beneficiosa porque gente que tiene tierra lejos de su lugar de residencia puede aproximarla.

El Alcalde de Fraga, Santiago Escándil destacaba la importancia de un proyecto que supondrá un importante desarrollo para la ciudad y la Comarca y que es fruto, y así lo ha destacado, de la unión a favor de un objetivo común. Recuerda que se han unido los regantes, el Ayuntamiento de Fraga, el Ayuntamiento de Torrente y el Gobierno de Aragón para que este gran proyecto llegue al destino que todos quieren. Y aseguraba que los regadíos, tanto los sociales como los de Monegros, son vitales para el desarrollo de su comarca.

Comentarios