Cáritas celebrará el Día Mundial del Comercio Justo

El 11 de mayo se celebra el Día Mundial del Comercio Justo, y este año va a ser especialmente dulce ya que, bajo el lema “Para endulzarte la vida no hay que amargar a nadie”, va a tener como protagonista el azúcar, uno de los productos de Comercio Justo más conocido, característico y consumido en España. Cáritas Diocesana Huesca celebra este día el sábado. De 10:30 a 13:30 horas, la tienda de Comercio Justo de Cáritas Huesca, en la calle Cuatro Reyes 8, desarrolla diferentes actividades.

Hay una degustación de café, panela y otros productos relacionados con el azúcar para todas aquellas personas que visiten la tienda. También se hace difusión de los materiales de la campaña “Para endulzarte la vida no hay que amargar a nadie”, que constan de un cartel, un informe, un recetario y un manifiesto.

La historia del azúcar nos remite a los tiempos de la esclavitud, a la explotación laboral en las plantaciones de caña. En el pasado siglo se consolidó como una fuente importante en la dieta humana y su consumo no ha dejado de crecer, pero las desigualdades y la amarga pobreza siguen caracterizando hoy su producción y comercio. El precio del azúcar se fija en los mercados internacionales, especialmente en las bolsas de Nueva York y Londres, y está sujeto a cambios drásticos en función de aspectos como la especulación financiera o la demanda para la elaboración de biocarburantes.

 

Frente a ello, las alternativas basadas en criterios sociales y ecológicos logran afianzarse. En España, la distribución de azúcar de Comercio Justo en 2011 superó las mil toneladas. Sus variedades junto con los productos elaborados -galletas, chocolates, zumos,…- constituyó el sector con un mayor crecimiento de ventas: un 77% más respecto al año anterior

 

Por eso te animamos a consumir azúcar de Comercio Justo e incorporarte a un sistema comercial solidario y alternativo al convencional que persigue el desarrollo de los pueblos y la lucha contra la pobreza. El azúcar de Comercio Justo asegura salarios dignos e iguales tanto para hombres como mujeres, la ausencia de explotación laboral, especialmente la infantil que suele estar presente en este tipo de plantaciones, unos precios de compra justos para sus productores, la no utilización de transgénicos y productos químicos agresivos en los cultivos, la durabilidad de las relaciones comerciales entre productores del Sur e importadoras del Norte, la prefinanciación de las cosechas y el respeto por la biodiversidad, los cultivos autóctonos y las formas de auto-organización democrática de las y los campesinos, recuperando el protagonismo y la dignidad que nunca debieron perder en todo este complejo e injusto sistema comercial.

 

La celebración del Día Mundial del Comercio Justo en nuestro país está promovida por la Coordinadora Estatal de Comercio Justo y, a nivel local, por el proyecto de Comercio Justo de Cáritas Diocesana de Huesca.

Comentarios