El BM Huesca recibe al Anaitasuna con muchos recuerdos

Balonmano Huesca Anaitasuna Pamplona

Interesante encuentro el que van a disputar el BM Huesca y el Anaitasuna este viernes en el Palacio de los Deportes de Huesca a las 21:00 horas. Desde los enfrentamientos en División de Honor B y la fase de ascenso a liga ASOBAL disputada en Huesca, han sido grandes partidos entre dos equipos que se conocen a la perfección. Es la recta final de la competición a la que le quedan tres partidos.

El encuentro llega después de conocerse que el Balonmano Huesca ha decidido hacer efectiva la cláusula que tenían en su contrato Abraham Rochel y Espigol por lo que continuarán una temporada más, junto a Eloy González y Javier Ancizu que tienen contrato en vigor. Son los primeros movimientos de cara al próximo año, aunque todavía no haya finalizado este año la liga.

Quedan dos partidos en casa al BM Huesca para cerrar una temporada espectacular del equipo, sujeta también al apoyo de la masa social del club. El encuentro tiene muchos condicionantes, dos escuadras que se conocen muy bien entre ellos, los entrenadores tanto José Francisco Nolasco y Aitor Etxaburu que ya se encontraron en la fase de ascenso y casi se podría catalogar como un derbi entre ambos por la distancia entre Huesca y Pamplona y la rivalidad de estos años.

Por parte de los oscenses catalogan el encuentro como muy complicado porque los navarros vienen en racha muy positiva, llevan seis partidos sin perder en una dinámica ganadora, y se espera que se vea frenada en el Palacio de los Deportes de Huesca con una victoria del BMHuesca.

No hay novedades en el equipo y salvo Ibai Cano los demás están en condiciones de jugar el partido al cien por cien. El pequeño parón de este fin de semana pasado ha servido para que varios jugadores se recuperaran totalmente de problemas físicos que llevaban arrastrando de varias semanas.

El partido a las 21:00 horas en el Palacio de los Deportes, arbitrado por los colegiados de la Federación Territorial de Madrid, Alberto Hermoso y David Monjo.

Comentarios