El consejo escolar de Campo manifiesta su indignación en una carta

En esa misiva, que le entregaron el miércoles, en Huesca, a la consejera Dolores Serrat , el consejo escolar del CEIP Cerbín de Campo expresa su desacuerdo frente a la última decisión de Educación de suprimir el primer ciclo de ESO de los colegios rurales.

Indican que, políticamente, pueden darse muchos motivos pero que, como representantes de los padres y de los maestros del centro, no aceptan que se de cómo principal motivo el fracaso escolar de los alumnos que cursan ese primer ciclo en colegios de primaria.

En la carta enumeran una serie de razones por las que creen que el CEIP Cerbín debe mantener ese primer ciclo de ESO.

Entre otras, indican que aunque el centro no tiene acceso al PROA (Programa de refuerzo, orientación y apoyo) si que cuentan con media jornada de PT (Pedagogía terapeútica) que atiende a alumnos con necesidades específicas de apoyo.

Recuerdan que la jornada de los alumnos de ESO es de 30 horas semanales (27,30 más 2,30 horas de recreo) y que alargan su jornada de 13 a 14 horas sumando las mismas horas lectivas que en el IES.

Se refieren también a las actas de evaluación en las que, indican, se puede observar que los malos resultados se derivan de falta de esfuerzo y dedicación del alumno y que aquellos con buenos resultados y esfuerzo notable lo mantienen en su paso al instituto, por lo que, no admiten que se hable de mala preparación ni de fracaso escolar.

No olvidan, en la carta, el transporte escolar, recordando que el centro cuenta con alumnos que pueden tardar hasta 70 minutos por trayecto para llegar al instituto de referencia. Y se refieren a la jornada escolar de más de 8 horas parra algunos escolares en caso de aplicarse la medida que, según el consejo escolar, provocará fracaso escolar puesto que, consideran, pocos alumnos serán capaces de mantener un buen nivel con semejante jornada escolar desde los 12 años.

En el fondo ven una reducción encubierta de puestos de trabajo y un problema económico. Dicen que al aumentar las horas de los docentes de secundaria y las ratios, todo apunta a la supresión de puestos de trabajo en las escuelas rurales.

Consideran que es un nuevo ataque a los colegios rurales tras la eliminación de los centros de profesores y, consecuentemente, continuar con la supresión de servicios públicos.

Comentarios