Carta abierta a la Presidenta de la Comunidad de Aragón (Luisa Fernanda Rudi)

Sra. Rudi:

Soy un miembro del colectivo “Hambre de Justicia”, profesora, afiliada a CGT desde hace muchos años y miembro de la Junta de Personal Docente No Universitaria de Huesca.

Como profesora, enseño mi materia e intento educar en la ética, el respeto y el espíritu crítico para ayudar a mis alumnos en el camino de ser ciudadanos y no súbditos.

Sra. Rudi, cuando vino usted a Huesca a presidir el acto institucional para festejar el día de La Comunidad, fuimos invitadas diferentes organizaciones. Desde el colectivo “Hambre de Justicia” nos pareció oportuno asistir a esta reunión para hablar directamente de nuestras reivindicaciones, reivindicaciones que usted ya debía conocer porque cada día le enviamos una propuesta. Nuestra actuación fue impecable, no hubo, en ningún momento, agresividad (ni gestual, ni verbal), ni interrupciones al acto ni gestos impropios de quien se considera –porque así es-  invitado. Sin embargo, usted, a través de los agentes, nos expulsó de una manera contundente e impone ahora a nuestro colectivo (a nombre de Ángel Borruel) una multa de 200€.

Sra. Rudi: usted en sus discursos afirma que “… somos comunidad si permanecemos unidos alrededor de instituciones y normas que nos hacen iguales y libres, cuando no actuamos unos contra otros, cuando nos reconocemos como iguales” Habla usted también de su deseo de “crear un espacio de encuentro y consenso”…Éstas son sus palabras, Sra. Rudi, pero quizá no sean éstas sus convicciones.

Debe saber usted que en el colectivo “Hambre de Justicia”, estamos ciudadanos libres, asociaciones, sindicatos y organizaciones políticas. Cuando nos expulsa, está usted colaborando en esa degradación de la democracia, en esos comportamientos detestable que usted, de forma perversa quiere atribuir a los que defendemos nuestra dignidad.

Sra. Rudi, no lo entiendo ¿para qué nos invita usted? ¿Para tomar juntos un aperitivo? Tenemos hambre, cada día más hambre, pero nuestra hambre es de JUSTICIA.

Comentarios