“Hambre de Justicia” seguirá con su lucha. La huelga de hambre no termina

Miembros del colectivo “Hambre de Justicia” se plantean seguir con la huelga de hambre una vez finalizado el mes de ayuno que iniciaron el pasado 14 de abril. Los motivos por los que iniciaron la huelga de hambre siguen allí y los ánimos, tras 30 días sin comer, no han desfallecido.

Audio sin título
Audio sin título
Audio sin título

Durante estos 28 días han sido 273 las personas que han ayunado uno o varios días, semanas completas e incluso el mes entero cinco de ellas. En total, suman entre todos 1007 días de ayuno por una justicia social. El final de la huelga llegaba con el aplauso de los cientos de ciudadanos que se congregaban en la plaza de Navarra en el aniversario del 15-M. Tras ello abrazos y emoción, y minutos más tarde el primer puré de verduras tras 28 días.

Quienes han realizado la huelga lo sienten como “Un acto de corazón” que ha llegado “a las entrañas de la gente” y de ahí el gran apoyo recibido por la sociedad altoaragonesa.

En el polo positivo, en este balance tras un mes sin comer, está ese sentimiento creado, el de la necesidad de seguir luchando; en el negativo, los hechos ocurridos en la celebración del Día de Aragón en Huesca y que han supuesto una multa de 200 euros para Ángel Borruel.

“Hambre de Justicia” está recogiendo firma para protestar contra esta sanción, e incluso denunciar simbólicamente a la presidenta Luisa Fernanda Rudi por "no escuchar a los ciudadanos". Recuerdan que el movimiento es pacífico, pues la única arma que portaban ese día era un manifiesto que querían entregar a la presidenta del Gobierno de Aragón, Luisa Fernanda Rudi.

En cuanto a la salud, algo que podría preocupar tras 28 días de ayuno, todos los que han hecho huelga se encuentran con fuerzas. Pese a haber perdido entre 8 y 20 kilos, han estado controlados a diario por el médico Alberto Esteban, y su salud no ha empeorado en estos días.

Los que vuelvan a la rutina del día a día tendrán que pasar varios días con una alimentación ligera para reacostumbrar al cuerpo. Después, podrán comer lo que más desean: algunos bocadillos, otros tortilla de patatas…pero todos coinciden en que “cualquier cosa será un manjar”.

Comentarios