Elecciones Primarias

Fernando Elboj

Las llamadas elecciones primarias en un partido político son un buen procedimiento para elegir a los máximos responsables. Los socialistas ya sabemos, por experiencia, cómo se hacen. Y creo que en el PSOE la inmensa mayoría las vemos con buenos ojos. Ésta es la conclusión a la que llegué hace ya tiempo. En una palabra, los socialistas no tenemos problemas con las primarias. Bueno, siempre los habrá que sí.

Las elecciones primarias se realizan con urna, con voto secreto, y con mesa de control, y a las mismas se pueden presentar todos aquellos socialistas, hombres o mujeres, jóvenes o mayores, que lo deseen. Dichas personas necesitan presentar el aval de un determinado tanto por ciento de personas.

Y si el que vota es una persona libre, libre de verdad, y no un lacayo, que manifiesta con su voto secreto su preferencia por su auténtico candidato, estaremos posibilitando la elección de aquella persona que según sus compañer@s y simpatizantes es la más adecuada para llevar adelante el proyecto socialista.

Yo creo en la Democracia, creo en el sistema representativo, que es lo mismo que decir que creo en los partidos políticos, y creo que es posible mejorar la democracia interna de los mismos… Lo demás responde a la convicción de los ciudadan@s votando, y a la sinceridad y coherencia de los militantes y simpatizantes respectivos.

Que en los partidos políticos hay inercias y chanchullos, evidentemente, como en el resto de la sociedad en su conjunto. La sociedad ni está formada por un gran conjunto de “hermanitas de la caridad”, ni los partidos por un conjunto de sinvergüenzas. La realidad es mucho más sencilla y evidente. Y es que en todos los lados hay de todo y de tod@s, y los partidos políticos no son una excepción, ocurre como en el resto de la sociedad.

Lo dicho en este último párrafo es una obviedad. Sí. Pero una obviedad con mucha verdad. Lo diré de otra manera: Cualquier interpretación maniquea de la realidad, el “todos son…”, constituye una gran mentira, una gran falsedad. Ni todos son honrados, ni todos son sinvergüenzas… Unida a ésta, está otra verdad: La mejor forma de evitar la corrupción, los chanchullos, etcétera, etcétera, es vigilando, poniendo las fórmulas de control democrático necesarias, actuando con contundencia ante los excesos y, en definitiva, educando en valores al conjunto de la sociedad.

Muy pronto celebraremos elecciones primarias en el PSOE. Los nombres de los que suenan me convencen: Alfredo Pérez Rubalcaba, Patxi López, Eduardo Madina,… Los nombres no es que dé igual, es que en estos momentos tenemos que preocuparnos de otros muchos problemas fundamentales, tanto internos (que desde mi punto de vista los hay) como externos, sobre todo los problemas sociales de los más necesitados, en especial, el riesgo de devaluación profunda del Estado del Bienestar.

De las primarias ya tendremos tiempo suficiente para ponerlas en marcha. La elección de los candidat@s seguro que será entre grandes políticos, gente honrada y con la suficiente experiencia para afrontar y resolver los problemas de nuestra sociedad… Tiempo habrá para hablar de todas estas cuestiones.

Comentarios