El PAR instará a las Cortes a que se ejecuten las obras de restitución del Embalse de Montearagón

El Grupo del PAR en las Cortes de Aragón ha presentado una proposición no de ley en la que insta al Gobierno de Aragón a que se dirija al Gobierno central para que impulse con la máxima agilidad factible, todas las actuaciones contenidas en el Plan de Restitución Territorial por el embalse de Montearagón o, en su caso, se encomiende su ejecución al Gobierno de Aragón mediante convenio y transferencia de los fondos precisos.

Antonio Ruspira, diputado del PAR miembro de la Comisión de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, que este martes debatirá la iniciativa, ha subrayado la importancia y necesidad de dinamizar “unas obras cuya ejecución se encuentra en torno al 6% casi 10 años después de su aprobación en septiembre de 2005”. Ruspira ha incidido en que distintas entidades locales de Huesca y Loporzano permanecen en expectativa de ver realizadas las obras que llegan un retraso de casi una década. Se trata de inversiones pendientes que inciden decisivamente “en su calidad de vida y en su potencial de actividades económicas”. Por eso, ha dicho el parlamentario del PAR “constituyen una compensación justa y consensuada con los afectados, por el impacto en la zona de la construcción del embalse”.

Ruspira recuerda que dicho plan de Restitución territorial por el embalse de Montearagón fue redactado en mayo de 2004, sometido a información pública y aprobado definitivamente por resolución del Ministerio de Medio Ambiente de 7 de septiembre de 2005, incluyendo trece líneas de actuación con distintos proyectos en caminos, carreteras, abastecimientos, alumbrado, depuración, patrimonio, servicios locales y revegetación, entre otros.

El presupuesto total del conjunto de los proyectos del plan se elevaba a 29.902.779,75 euros y el plazo de ejecución fijado fue de 24 meses.

Sin embargo, reprocha Ruspira, desde aquella fecha hasta hoy, “ni el embalse ha entrado en servicio a expensas de las prolongadas pruebas de seguridad o puesta en carga y de las conexiones de suministro necesarias, ni en particular pese a que las afecciones ya se han producido“. Tampoco se ha avanzado sustancialmente, recuerda, en la restitución territorial, puesto que únicamente han sido ejecutados o están en obras actualmente, “proyectos por valor de 1.860.000 euros, es decir, en torno al 6% del total, casi diez años después”.

“Entre los que restan por afrontar hay algunos de tanta relevancia, por citar sólo unos ejemplos, como caminos y comunicaciones en Barluenga, San Julián de Banzo y Chibluco o los accesos a Apiés y a Fornillos, actualmente por sendas carreteras estrechas y sinuosas que dan servicio también a otras instalaciones de interés supramunicipal (vertedero, planta de tratamiento de envases) o suponen la comunicación más directa desde Huesca con el parque natural de Guara”.

Ruspira aduce que mientras las administraciones local o autonómica no acometen estas y otras inversiones a la espera de que se lleve a cabo el plan de restitución donde figuran incluidas, desde la administración central se ha informado únicamente de que no es posible concretar un plazo de finalización y un cronograma debido a que durante el tiempo transcurrido desde su aprobación se ha modificado la normativa técnica de obligado cumplimiento y han quedado desfasados los precios de algunas unidades de obra. Cada año de retraso que se añade supone “aumentar los inconvenientes y el aplazamiento de acciones de compensación y restitución territorial, cuestión de Justicia y de apoyo al bienestar y al desarrollo” como ya pusieron de manifiesto las Cortes de Aragón con la aprobación, en este sentido, de otra proposición no de Ley 141/10 del Grupo Parlamentario del Partido Aragonés. Esperamos, concluye el diputado, que “de una vez por todas” se impulse definitivamente este “justo y necesario” Plan de Restitución.

Comentarios