El calor empieza a fundir la nieve y disminuyen las reservas nivales

El calor que, sobre todo al mediodía, hace en el Pirineo está provocando que la nieve, poco a poco, se vaya fundiendo, algo que se ha notado en las reservas nivales en todos los ríos de la cuenca del Ebro y también de la provincia de Huesca. En la cuenca, este lunes, las previsiones de nieve acumulada se situaban en 693 hm3 (228 hm3 menos que en la última medición). En lo que se refiere a las subcuencas de los ríos altoaragoneses, la reserva es de 306 hm3 (91 hm3 menos que la semana pasada). Hace un año, esa reserva para los ríos de la provincia era de 113 hm3. El promedio de los últimos cinco años en la provincia se sitúa en 227 hm3.

En concreto, en la cuenca del río Aragón hasta el embalse de Yesa, hay en la actualidad 62 hm3 (días atrás era de 82). En la del Gállego hasta Sabiñánigo, la cantidad se sitúa en 87 hm3 (20 menos). En la cuenca del río Ara hasta Boltaña, la reserva también ha disminuido, pasando de 59 a 50 hm3. En el Cinca hasta Escalona, la disminución también se ha producido de forma notable, pasando de 62 a 38 hm3 de nieve (24 menos). Y finalmente, en el Ésera hasta Barasona también se ha producido una reducción de 18 hm3, pasando de 87 a 69 hm3.

La nieve de este invierno ha sido espectacular. Tanto es así, que dentro de lo que son las aportaciones totales acumuladas, desde el principio del año hidrológico (el 1 de octubre) hasta hoy, en el río Aragón hasta el embalse de Yesa, se han contabilizado 1.654 hm3. Entre el río Ésera y el embalse de Barasona, han sido 781 hm3 de nieva acumulada.

Hay que recordar que, hace un año, la reserva en las subcuencas de la provincia de Huesca estaba fijada en 113 hm3 (193 hm3 menos que en la actualidad). El promedio de los últimos cinco años a esta fecha es de 227 hm3, mientras que el total de la cuenca era de 432 hm3.