El colegio de Almudévar se transforma en un gran escenario de educación vial

Que los escolares conozcan las normas de tráfico y se conciencien en la prevención de accidentes desde pequeños es el objetivo de las campañas de educación vial que pone en marcha la DGT. Este miércoles, el colegio Santos Samper de Almudévar se transformaba en un gran circuito en el que sus alumnos descubrían el trabajo de colectivos relacionados, como la Guardia Civil o Cruz Roja.

El más admirado era el helicóptero de la DGT, uno de los dos que hay en Aragón y que sirve para controlar la seguridad del tráfico, especialmente, en grandes eventos, pero también para garantizar que se cumplen las normas de circulación.

Desde arriba se puede comprobar si un conductor lleva el cinturón o si habla por el móvil, también si evita pasar por un control de alcoholemia o se lo salta. Con base en Zaragoza, los dos helicópteros cubren Aragón, Navarra y La Rioja.

Los chavales también podían poner en práctica sus conocimientos como peatones y ciclistas en un circuito con pasos de cebra, señales y semáforos.

Cuando la seguridad vial falla y se produce un accidente es fundamental el trabajo de los bomberos, encargados de la excarcelación, o de Cruz Roja, que presta servicios sanitarios y de apoyo psicológico. La ambulancia de Cruz Roja llamaba la atención de los jóvenes pero también su hospital de campaña donde sus voluntarios hacían demostraciones de vendajes o del uso de camillas.

300 alumnos de Almudévar, Zuera y San Mateo de Gállego aprendían también primeros auxilios o el trabajo de la Guardia Civil de Tráfico.

Un día de clase diferente con luces, sirenas y bicis llenando su patio de recreo.

Comentarios