El Huesca empeñado en darle la vuelta a la situación

SD Huesca entrenamiento Alcoraz

Fieles siempre sin reblar es un lema que ahora más que nunca tiene que ser una realidad. El Huesca tiene que ganar los cuatro partidos para sumar 49 puntos y esperar que Racing, Murcia, Mirandés o incluso Guadalajara, no lo consigan, siendo que lo tienen mucho más cerca. De esta forma se conseguiría un milagro que es muy complicado, pero en el que el equipo sigue confiando. Lo que parece definitivo es que no ganar en Córdoba sería el fin y con esa presión se afronta la semana.

Siendo conscientes de las dificultades que entraña, desde la plantilla solamente se insiste en seguir y que si con los resultados negativos que se han ido acumulando en estas últimas semanas, todavía hay opciones, está claro que mejorando se podría dar esas circunstancias que pudieran permitir al Huesca continuar una temporada más en 2ª División.

Lo que ha pasado ya no tiene solución y tiene que quedar atrás y poner la vista en los cuatro partidos que restan, como señalaba Carlos Diogo, empezando por el de Córdoba, que es el primero, el sábado que viene.

Las matemáticas en fútbol son complicadas y más con tanto rival y posibilidades. Equipos que lo tienen todo perdido consiguen imposibles y otros que lo tienen más cerca, con nervios y presión se complican, es un poco lo que se tiene que dar en esta situación.

Otro tema son los rivales que cada uno pueda tener, en el caso del Huesca sin muchas opciones y con todo hecho en esta temporada. La próxima jornada con enfrentamientos directos como Guadalajara – Murcia o Hércules – Mirandés, se antoja clave.

Las novedades siguen siendo las mismas, con Luis García y Llamas lesionados y Camacho y David López, sancionados, por lo que D’Alessandro tendrá que tomar decisiones importantes y esperemos que acertadas para configurar un equipo que por fin sea capaz de dar la talla y ganar en Córdoba para mantener las ilusiones.

Comentarios