Medio siglo después las orillas de Canelles vuelven a estar unidas

pasarela canelles deporte aventura montrebei

Con la inauguración del camino natural de Montfalcó al congosto de Montrebei se recupera una conexión histórica que quedó anegada bajo las aguas del pantano de Canelles en la década de los cincuenta. Medio siglo después se restituye la comunicación y se salda una deuda histórica con este territorio.

Audio sin título
Audio sin título
Audio sin título

La desaparición del paso con la construcción del pantano afectó a cinco núcleos del Montsec que perdió el 50% de su población al verse obligados los vecinos a emigrar. Desde entonces, los ayuntamientos de Viacamp y Ager han trabajado y luchado para que, esta conexión se restituyera y convertirla en motor de desarrollo y futuro del territorio.

Begoña Nieto, directora general de desarrollo rural y política forestal del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente indicaba que esta actuación se enmarca en la red de Caminos Naturales a través de la cual se recuperan antiguos trazados. Así, explicaba, se diversifica la actividad económica en el medio rural, en este caso, a través de la búsqueda de un turismo de calidad.

Las subdelegadas del gobierno, tanto de Huesca como de Lérida, coincidían al señalar, por un lado la importancia de la unión y, por otro, el acicate para el desarrollo turístico de la zona.

El alcalde de Viacamp, Alfredo Pociello, apuntaba que en un municipio con 45 habitantes el turismo es una de las pocas esperanzas que queda en el territorio, por eso, se ha trabajado para dotarlo de las infraestructuras necesarias para que el turista pueda visitar, comer y pernoctar.

Se calcula que cada año son cerca de 60.000 las personas que visitan el congosto de Montrebei y la esperanza es que, a partir de ahora, aun 30 ó 40% del esas visitas conozcan la parte aragonesa.

CARACTERISTICAS DEL CAMINO NATURAL

El camino tiene un itinerario de 4 kms que recorre una de las zonas más atractivas del río Noguera Ribagorzana, límite natural entre Aragón y Cataluña y que conecta en la provincia de Lérida con el GR1.

Este camino natural sólo se va a poder realizar a pie al estar limitado por dos pasarelas de madera y un puente colgante.

En la parte aragonesa, dos pasarelas adosadas a la pared salvan sendos farallones rocosos. Una de ellas con desarrollo horizontal de 83 metros permite ascender 33 metros en vertical y la otra consta de un desarrollo de 62 metros salvando un desnivel en roca de unos 50 metros.

Por otro lado, en la cola del embalse de Canelles, se localiza un puente colgante metálico de 36 metros de luz compuesto por dos pórticos, uno en la parte aragonesa y otro en la catalana.

Salvo en sus primeros 600 metros el camino es de nueva apertura y en su construcción se han respetado los requisitos ambientales, siendo paralizados los trabajos, en diferentes ocasiones, para respetar los períodos de nidificación de las rapaces.

Las obras comenzaron en agosto de 2001 y concluían en noviembre de 2012 con una inversión de 856.682 euros.

Este camino se une a los más de 8.000 kilómetros que existen desde 1.993 de caminos naturales.

Comentarios