Carta de apoyo al Grupo de Rescate e Intervención en Montaña de la Guardia Civil (GREIM)

Guardas de los Refugios de Aragón

Ante lo acontecido últimamente con la polémica suscitada sobre la realización de los rescates en montaña en Aragón; desde el colectivo de guardas de refugios y albergues de montaña queremos manifestar nuestro total e incondicional apoyo a los Grupos de Rescate e Intervención en Montaña de la Guardia Civil (GREIM), que son los que cuentan con el máximo respaldo Nacional e Internacional, por su trabajo y por su gran labor social que hacen en los núcleos en los que residen.

Y es que es reconocida por todos su eficiente labor en el rescate, no sólo en la alta montaña, sino también en barrancos y cualquier actividad deportiva que esté relacionada con el medio natural. Tras más de cuarenta años de eficaz trabajo, y siendo uno de los grupos de la guardia civil más y mejor valorados de nuestro territorio y parte del extranjero, queremos mostrarles como trabajadores y usuarios de la montaña que somos nuestro más profundo reconocimiento.

Los refugios de montaña y sus guardas somos partícipes en la ayuda a los accidentados en montaña, ya que muchas veces el refugio es el punto al que los compañeros de un accidentado acuden a fin de poder dar la primera voz de alarma. Y es precisamente por ello, por estar ahí en el momento crítico, que podemos dar fe de primera mano del gran trabajo profesional y abnegado que están realizando los GREIM, de su eficacia y su resolución para conseguir llegar al accidentado y prestar la tan necesaria ayuda ante cualquier adversidad climática o técnica. También del mucho esfuerzo que día a día realizan en entrenarse y estar preparados, pero sobre todo del altísimo grado de humanidad que transmiten y muestran, un elemento tan necesario para el buen desarrollo de un accidente en montaña.

Es sin duda por todo esto que como colectivo profesional vinculado a la montaña y al montañismo que somos, nos sentimos mucho más seguros sabiendo que están ahí cuando los necesitamos.

Los firmantes de esta carta son los guardas de los refugios y albergues de montaña de Estós, Góriz, La Renclusa, Ángel Orús, Riglos, Lizara, Rabada-Navarro, Respomuso, Casa de Piedra, Pineta, Viadós, Montfalcó, Morata, Linza, Gabardito y Bujaruelo.

Comentarios