Los comerciantes apuestan por la peatonalización, pero ponen condiciones

La Comisión de control del Plan de Peatonalización, representado por la Asociación de Empresarios de Comercio de Huesca, ha redactado un manifiesto sobre el proceso de peatonalización que se está llevando a cabo en la ciudad. Además de defender una ciudad en la que se priorice al peatón, proponen actuaciones previas a ella, como limitar la circulación de los Cosos en un único sentido, mejorar el transporte urbano, y peatonalizar conforme se vayan haciendo obras y se produzca el acondicionamiento urbano.

Recuerdan que desde hace más de diez años, la Asociación ha defendido que Huesca tenía que avanzar en procesos de adecuación de su espacio urbano, a un urbanismo donde la peatonalización se contemplara como la razón principal de ese urbanismo comercial. Piden que los procesos de la peatonalización se desarrollen con el máximo consenso. Quieren que cuenten con su criterio, ya que el comercio es uno de los motores de desarrollo socio-económico más importantes de la ciudad, y temen que se tomen decisiones que puedan perjudicar a sus empresas, abocándolas al cierre o perjudicando su viabilidad.

Defienden un modelo de ciudad en la que el peatón se convierta en el eje principal de cualquier política de movilidad. Una Huesca que, a través de su urbanismo comercial, y trabajando en crear una imagen con identidad propia en el campo del turismo, pueda proyectarse como una ciudad singular, accesible y dinámica.

Finalmente, argumentan que la peatonalización supone el final de un proceso previo de acondicionamiento urbano de las zonas a peatonalizar, con la implementación de soluciones urbanísticas previas, que confieran a la zona de una identidad singular y atractiva, para que pueda ser disfrutada por el peatón. Añaden que cualquier intento de impedir la circulación de vehículos a motor sin una transformación previa de esas zonas, nunca puede calificarse de zona peatonalizada.

Como paso previo a la peatonalización total de los Cosos, proponen limitar la circulación en un único sentido, reducir significativamente la velocidad de circulación y habilitar alguna zona de estacionamiento de alta rotación.

Consideran, por último, que en estos espacios donde se restringe de una manera tan notoria la circulación del vehículo particular, se impone incorporar un servicio de transporte urbano que dote de un transporte motorizado alternativo a aquellos ciudadanos que no pueden desplazarse de otra forma, convirtiéndose en un elemento primordial para ayudar a dinamizar las zonas peatonales.

Comentarios